Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La educación sentimental de un macho mexicano

‘Me estás matando, Susana’, con Gael García y Verónica Echegui, se estrena en el festival de Guadalajara

Fotograma de ‘Me estás matando, Susana’.

José Agustín publicó Ciudades desiertas en 1982, una novela sobre la crisis y alienación de un joven matrimonio entre una prometedora escritora y un bohemio hundido en una mala racha. El libro se convirtió en un éxito por las fresca escritura de su autor, considerado una figura central de la literatura de la onda, un movimiento surgido a finales de los años 60 que abrió los temas de las letras mexicanas al mundo de la cultura popular, el cine y el rock.

Es curioso que una historia como la que cuenta el libro haya tardado casi 35 años en llevarse al cine. La espera valió la pena porque el proyecto cinematográfico llegó de la mano de Roberto Sneider, un cineasta que ha afianzado su trayectoria adaptando exitosas novelas mexicanas. Para su ópera prima, filmada hace 21 años, se atrevió a entrar al universo de Cuévano, un ficticio pueblo de Guanajuato ideado por Jorge Ibargüengoitia, en Dos crímenes. En 2008, hizo una de las películas más costosas del cine mexicano, Arráncame la vida, una historia de amor escrita por Ángeles Mastretta desarrollada en Puebla en los años 30. En su tercera película adaptó la novela de José Agustín con el nombre de Me estás matando, Susana, un título con ecos de culebrón picareso que hizo reír y satisfizo a sus primeros espectadores este sábado en el Festival Internacional de cine de Guadalajara.

Sneider pone el foco en Eligio, un Orfeo chilango que desciende a los infiernos gringos en busca de su amor

La madrileña Verónica Echegui interpreta a Susana, una escritora que abandona a Eligio, su marido, para asistir a un programa para jóvenes de escritores en un aséptico pueblo de Estados Unidos. La española se fuga porque duda si quiere seguir con su pareja. Desea tiempo para escribir y para ella. Su esposo es Gael García Bernal, el mexicano que ganó el Globo de oro por su actuación en Mozart in the jungle. El actor demuestra en Me estás matando, Susana la soltura con la que se mueve en el terreno de la comedia. Cuando se sabe abandonado, Eligio, un macho mexicano que trata de sobrevivir al signo de los tiempos, decide ir al norte a recuperar al amor de su vida.

Aunque Susana ocupa un papel central en la novela de José Agustín, Sneider pone el foco en Eligio para subrayar una de las principales características de Ciudades desiertas: el viaje de un mexicano a los Estados Unidos. Un Orfeo chilango que desciende a los infiernos gringos en busca de su amor. Esto sirve de pretexto a algunas de las mejores secuencias de la cinta, como la respuesta que Eligio da a un taxista que pretende cobrarle 80 dólares por un viaje o cuando el personaje se siente obligado a compararse con el poeta polaco que ha enamorado a su mujer.

Echegui y García Bernal, en 'Me estás matando, Susana'.

Cuando Ciudades desiertas se publicó en 1982, Elena Poniatowska escribió que se trataba de “la primera novela verdaderamente antimachista en México”. “Si hay hombres como Eligio, la vida merece vivirse, si hay chavos así de generosos, ojalá y yo volviera a nacer en este país de machos”, escribió la autora de Tinísima muchos años antes de que le otorgaran el premio Cervantes. Esa pareja escrita hace más de tres décadas por José Agustín encaja perfectamente con los problemas que tienen los matrimonios de treintañeros de la colonia Condesa, la zona hispter de la Ciudad de México, donde Sneider desarrolla la historia.

Me estás matando, Susana es la segunda película mexicana que Gael García estrenará en menos de un año. Desierto, de Jonás Cuarón, llegará a las salas de cine en abril con una historia que promete causar polémica con una historia de migrantes indocumentados que pretenden ingresar a Estados Unidos. Un mes después, en mayo, llegará a las salas la comedia romántica presentada esta mañana en Guadalajara. El actor, que no rodaba un largometraje en México desde 2008, no ha dicho si se trata de una coincidencia o que pretende estar más cerca del cine de casa.