Un estudio científico sostiene haber descifrado la identidad de Banksy

La investigación está basada en técnicas utilizadas por la policía y sugiere que el misterioso artista callejero es un inglés de 42 años llamado Robin Gunningham

Una mujer observa el grafiti de Banksy que apareció en enero frente a la embajada francesa en Londres.

Un estudio elaborado por científicos británicos basado en técnicas estadísticas utilizadas por la policía para buscar criminales sugiere que el misterioso artista callejero Banksy es en realidad un inglés de unos 42 años llamado Robin Gunningham. Los investigadores, de la Universidad Queen Mary de Londres, han analizado más de 140 lugares en los que el grafitero ha dejado alguna de sus cotizadas obras.

Así, los científicos crearon un mapa con “puntos calientes” o lugares por los que Banksy se mueve de forma recurrente. Al comparar los datos obtenidos en ese “perfil geográfico” con la información pública disponible, comprobaron que varias direcciones relacionadas con Gunningham se repetían mucho, entre ellas un pub, un parque o un apartamento en Bristol.

Sospechoso habitual

Esta no es la primera vez que las sospechas sobre la identidad del artista apuntan a Gunningham. En 2008 el diario Daily Mail ya señaló que ese es el nombre que se esconde tras las pinturas hechas con espray y llenas de carga política de Banksy, como su última obra: un grafiti que apareció en enero frente a la embajada francesa en Londres para denunciar una violenta irrupción policial contra refugiados en los campos de Calais.

El experto en Ciencias Criminales en la University College de Londres Spencer Chainey explicó a la BBC que la aplicación de esta técnica policial para identificar a Banksy es “legítima”, pero apuntó que no cumple con los estándares habituales de las ciencias forenses al no haber tenido en cuenta factores como las fechas en las que se hicieron las pinturas.