CRÍTICA / LIBROS

100% Piedad

Actriz y espectadora de sí misma, el libro de Bonnett es un estremecedor relato de las cicatrices de la intimidad

Piedad Bonnett (Colombia, 1951) goza de un amplio y merecido prestigio en el ámbito hispánico. Su Poesía reunida permite descubrir los secretos de alcoba de una escritura adictiva en la que alternan el alto voltaje emocional y las bajas presiones anímicas, las metáforas cotidianas y las imágenes expresionistas, el espejo en el que cristaliza la identidad y la ventana abierta al paisaje colectivo. Desde De círculo y ceniza (1989) hasta Explicaciones no pedidas (2011) asistimos a la construcción de un sujeto femenino que se desdobla en actriz y espectadora de su propio drama. Los primeros libros revelan una actualización de los lugares comunes de la lírica universal: las muertes grandes y pequeñas, la “victoria del fuego enamorado” que arde en la antorcha de los cuerpos, la pulverización del tiempo en un simulacro de eternidad, los sortilegios de la memoria o la poetización de la ciudad-sumidero como “juego de escondrijos” de la muchedumbre.

Sin embargo, en estas páginas ya se adivinan las sombras de una realidad cruel y compasiva, que duda entre el “superávit de amor” y el síndrome carencial. El reflejo de una patria fracturada contrasta con la reivindicación de la utilidad de la lírica y con la reafirmación subjetiva: “Piedad soy de los pies a la cabeza”. Más tarde, en los poemarios escritos bajo el influjo del efecto 2000, la llama del deseo se sustituye por una tersura contemplativa que remite a las soledades solubles de los lienzos de Hopper.

Frente a las ceremonias del tedio y a la oquedad cósmica y doméstica (“solo es feliz / quien ha perdido ya toda esperanza”), las técnicas de supervivencia de la protagonista la llevan a protegerse de la intemperie mediante una sucesión de pantallas líquidas: “Leo la noticia en Google, en mi computador portátil, / por donde puedo ver el mundo ancho y ajeno”. Esta Poesía reunida se erige en el estremecedor testimonio de una obra en marcha en la que conviven el desgarro del pacto social y la cicatriz de una intimidad personal y transferible. Ahí es nada.

Poesía reunida. Piedad Bonnett. Lumen. Bogotá, 2015. 458 páginas. 8,99 euros (digital)

Más información