Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los Rolling Stones en La Habana: conmoción en la isla

Distintas voces de la cultura cubana reaccionan ante el histórico concierto de sus Satánicas Majestades el próximo 25 de marzo

Los Rolling Stones han hecho, por fin, el comunicado oficial de que el próximo 25 de marzo actuarán en el estadio Ciudad Deportiva de La Habana. Tras los rumores que circulaban se ha confirmado la noticia y varias voces del ámbito cultural se han manifestado celebrando, o no, el concierto de sus Satánicas Majestades, solo cuatro días después de la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Leonardo Padura, escritor. Autor de Las cuatro estaciones y La cola de la serpiente, entre otras obras.

Leonardo Padura, hoy en su casa de La Habana. EFE

“Por la puerta que saldrá Obama entrará Mick Jagger y por la que salga él entrará Chanel. Toda una revolución”, explica el escritor Leonardo Padura desde Cuba para quien la noticia de que los Stones actúen en La Habana supone “un acto de reparación de una injusticia histórica con los Beatles y los Stones. Mi generación los escuchó casi a escondidas. Sonaban de vez en cuando en la radio, poco y mal, y no se televisaban. Si alguien me hubiese dicho cuando era adolescente que algún día el grupo británico pudiese actuar en mi país le hubiese dicho que era un enfermo mental sin causa posible de reparación”.

Padura confiesa ser más de los Beatles que los Stones pero en estos momentos es “un notición. El grupo es uno de los símbolos culturales de los siglos XX y XXI y una demostración del nivel al que están llegando los cambios a Cuba”.

Diana Fonseca, artista plástica. Galardonada con el Premio de Arte Latinoamericana EFG-ArtNexus

En la galería La Habana en la que exponen artistas de la isla como Los Carpinteros o Diana Fonseca (La Habana, 1978), la noticia se ha recibido con verdadero entusiasmo. “¿De verdad? Había rumores de que venían, pero, ¿está confirmado? ¿Ha salido en televisión? Es una noticia increíble para nosotros –risas, nervios-. Es un antes y un después para los cubanos”, asegura una de las responsables de la Galería. En las calles desde hace días se oían rumores, había cierto escepticismo, la gente se preguntaba "¿vendrán o no vendrán?" “Resulta extraña una noticia como esa. Es un choque brutal que se produzca un concierto de los Stones en La Habana. En una élite determinada si se escuchaban discos de ellos, pero no la mayoría de la gente. En unos días pasearán por nuestra isla Obama y Mick Jagger. Algo increíble”, señala la artista Diana Fonseca.

Paquito D'Rivera, músico. Uno de los grandes del saxo latino.

El músico Paquito D'Rivera.

"Qué generosos son los socialistas con el dinero ajeno", comenta Paquito D'Rivera al enterarse de que el concierto será en el Estadio Nacional y gratuito. "Todos los hoteles donde se hospeden y lugares en los que toquen han sido robados a sus legítimos dueños; todo ha sido decomisado", añade. El emblemático músico de jazz, que tuvo que exiliarse hace 35 años, opina por teléfono desde Los Ángeles que con el concierto "los Rolling Stones legitiman al Gobierno" cubano. "Igual que el Papa y Obama", en alusión al reciente viaje del pontífice a Cuba y la visita que el presidente estadounidense prevé hacer a la isla. Reconoce que para los habitantes y músicos del país caribeño, que llevan décadas "sin todo tipo de derechos", el concierto va a ser algo "grande". "Pero que toquen los Rolling Stones no mejora absolutamente nada", afirma. "Yo no iría, y no lo celebro". Y añade: "Las aspiración no tiene que ser cambiar la plantación de los esclavos, sino liberar la plantación de una vez".

Wendy Guerra, escritora.

“Empataremos la película con el resto del mundo”, comenta la escritora Wendy Guerra al explicar la trascendencia del concierto de los Rolling Stones en La Habana. “Este país ha demostrado que puede pasar cualquier cosa, las cosas no siempre son como uno piensa. Este concierto supone dos cosas: el fin de la política musical y una ruptura con la estética oficial. Es una apertura ideoestética, en ese estadio solo se habían celebrado conciertos oficiales, se habían hecho discursos y partidos de béisbol. Durante décadas, los setenta, los ochenta, los noventa… mucha música ha estado prohibida. Ellos eran uno de los nombres que no se podían sintonizar en las radios. Ni imitar su estética, te detenían. Yo iré por mi madre, que trabajaba en una emisora, no soy demasiado roquera pero es una actitud política. De triunfo. Mis padres los escuchaban en casa, muy bajito, llegaban de contrabando desde Miami.

La escritora Wendy Guerra.

Aquí es difícil el transporte, así que llevaré a los vecinos que pueda. Lo que se oye es que la entrada será libre. De otra manera mucha gente no se lo podría permitir. Por fin se rompe la estétiEs cierto que ahora hay cierto relax y la gente escucha lo que quiere en sus casas, pero antes no se podía y ahora en los sitios oficiales tampoco. Esto, junto con la visita de Obama y con el desfile de Chanel en La Habana, es un regalo. La marca francesa desfilará por primera vez en Latinoamérica y han elegido nuestra ciudad. Por fin nos están dando la oportunidad de elegir, nunca la habíamos tenido. Creo que después de esto pueden dejar que los niños vayan con pelo largo a los colegios”

Vanito Brown, músico. Empezó su carrera profesional con el grupo de rock Lucha Armada y que luego fundó la banda Habana Abierta.

Vanito Brown se muestra feliz con la visita de los Rolling Stones a su país. “¡Más vale tarde que nunca!”, exclama Brown, que se fue a vivir a España en 1995, donde residió durante 18 años, y que lleva apenas año y medio en Miami (EE UU). “La visita es especialmente significativa por cómo se ha tratado el rock en Cuba. Yo conocí a los Rolling Stones cuando estaban prohibidos, cuando te metían preso por escuchar música del enemigo. Ha habido mucha gente condenada por este motivo. Ellos son el pilar del rock y de la modernidad”, añade el cantante y compositor.

Brown, que es considerado un renovador de la música cubana y una de las voces más importantes de su generación, solo lamenta que la visita se produzca cuando decenas de músicos nacidos en la isla están exiliados. “La apertura de Cuba al mundo y del mundo a Cuba está tardando mucho. La visita es un acontecimiento feliz, pero lo importante es que le devuelvan los derechos y las libertades al pueblo de Cuba”, afirma el artista, que grabó su último disco, Norte Sur Este y Aquel, en Cuba hace año y medio. La grabación duró cuatro meses y su esperanza es que todos los pasos que desemboquen en la “reconciliación de la gente de Cuba”.

Donato Poveda, músico. Ha compuesto canciones para Julio Iglesias o Chayanne.

Donato Poveda es otro artista cubano que reside en Miami y opina que la visita del legendario grupo es “maravillosa”. “Si el presidente de Estados Unidos puede ir a Cuba, cómo no van a ir ellos. Cuba es más grande que un presidente o un grupo musical. Que vayan todos los grupos que quieran. Lo único que no me parece bien es que yo no pueda ir”, afirma Poveda ha sido nominado en varias ocasiones para los premios Grammy. La última actuación de Poveda en Cuba fue en 1988 y el año siguiente abandonó la isla. Desde 1992 vive en Miami y aún recuerda con cierta amargura que una vez fue detenido poco antes de una actuación en la Universidad. Su aspiración, dice, es volver a actuar algún día en una Cuba en libertad.

David Blanco, músico. Joven cantautor de pop rock.

"Todos se están preparando para conseguir un buen puesto en el concierto", comenta desde la Habana David Blanco. "Es genial, una gran experiencia para todos los jóvenes cubanos y un gran acontecimiento", explica. Desde niño disfrutó de los temas del grupo encabezado por Mick Jagger, que fue una gran influencia para él junto a los Beatles. Escuchar las canciones de estos grupos en Cuba era difícil en los años sesenta y setenta, pero a Blanco le tocó "una generación más flexible" y nada le impidió hacerse con sus temas y que se convirtieran en dos de sus bandas de cabecera. Según este músico actualmente la isla vive "un momento de cambio y de acercamiento", y reflexiona: "La música y el arte siempre han servido para abrir mentes".


Más información