Selecciona Edición
Iniciar sesión

Nora Norman, una nueva chica soul llega a la ciudad

La joven cantante se ha hecho un nombre en el circuito de jam sessions de Madrid y ahora publica un EP tras el éxito de sus canciones en YouTube

A Nora Norman le sucedió lo que a cualquier músico le hubiese gustado que le sucediera. Subió unos vídeos a Youtube, en los que cantaba la música que le emocionaba, y “sin quererlo ni beberlo” le propusieron grabar esas canciones. “Es una pasada”, dice la cantante, sentada en una oficina de Mad Moon Music, la nueva plataforma artística de Planet Events y que acaba de publicar su primer EP.

Norman canta canciones de soul, ese estilo que, dice, le ayuda a “autorealizarse”. “Cuando me dijeron que grabaría las canciones, a nivel mental, me di cuenta de que me gusta demasiado para no dejarlo”, cuenta sobre la salida de su EP. Su voz aguda es finamente afilada y se mueve con soltura en los medios tiempos. “No me he parado a pensar que lo que hago es soul. Pero me encaro a eso porque al final ese campo que se encarga de expresar lo que llevo dentro”, explica. Con referentes variados, desde Lauryn Hill y los Fugees, Billie Holiday y Sam Smith, esta chica de 24 años se metió en el soul a través de los discos de su padre. “Tenía una colección de vinilos de Stevie Wonder. Me sentaba siempre delante del tocadiscos y tuve predilección por ese de Stevie Wonder y ese tipo de música”.

Estudió un Grado de diseño pero lo dejó por la música. También tiene un especial interés por la moda y el estilismo. Pero nada como la música, esa forma “sincera y honesta de expresarse”, a la que compara con un “pequeño bebé”. “Lo mío es muy intuitivo y emocional”, asegura. Según sus palabras, a la música conviene cuidarla, que crezca, que se desarrolle en el cauce correcto. Por eso dice que tiene mucho que aprender y va a dar clases de guitarra, canto y solfeo.

Nacida en Sabadell pero afincada en Madrid desde el 2015, Norman ha llamado la atención de festivales como Mulafest y ha sido la artista invitada por Nick Waterhouse para su gira española, pero donde se ha hecho más fuerte ha sido en las jam sessions de los distintos garitos de Madrid. “Es una ciudad cosmopolita. Hay mucha gente muy profesional y con mucho interés artístico”, dice.

Esta joven cantante, una nueva voz más que interesante en el soul español de tintes clásicos, aunque a veces se estire hasta arrimarse al pop, tiene varios tatuajes. “Siempre he tenido una cierta obsesión con la forma del triángulo”, confiesa mientras muestra uno de ellos. El logotipo de su música es, precisamente, un triángulo, que siempre termina apareciendo a nivel gráfico en su incipiente carrera. “Me da una sensación de equilibrio y de paz”, confiesa. En este sentido, se podría decir que su soul transmite una sensación similar.