Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

‘Cincuenta sombras de Grey’, lo peor según los ‘anti-oscar’ de Hollywood

La adaptación gana el premio a la peor película, peor guion y protagonistas en los Razzie

Dakota Johnson y Jamie Dornan, en el estreno de '50 sombras de Grey' en Londres. AP

Hollywood ha hablado: Cincuenta sombras de Grey es lo peor de lo peor del año. La película, basada en el libro del mismo título, habrá amasado millones en la taquilla mundial, más de 457 millones de euros para ser más precisos. Pero en los premios Razzie, dedicados anualmente a ensalzar lo peor del año, el filme se los ha llevado casi todos. Peor actriz para Dakota Johnson, peor actor para Jamie Dornan, peor pareja en escena para la que formaron ambos actores en esta cinta de tintes sadomasoquistas, peor guión y sobre todo, peor película del año. Cincuenta sombras de Grey compartió este último deshonor con la también vilipendiada vuelta de Los cuatro fantásticos, película que se hizo con el premio al peor remake y al peor director para Josh Trank.

Los galardones, con 36 años de historia, son una parodia a los tan cotizados Oscar, y si estos últimos recuerdan en estos días lo mejor de Hollywood, los Razzie se precian de apuntar a lo más malo. En castellano se podrían traducir como premios pedorreta, una burla a Hollywood por hacerlo mal. Y de esta broma no se salva nadie. O que se lo digan a Eddie Redmayne. El año pasado ganó el Oscar a mejor actor por La teoría del todo y este año vuelve a estar entre los que sueñan con la estatuilla en la misma categoría gracias a su trabajo en La chica danesa. Pero el británico también consiguió en esta edición de los Razzie el dudoso honor de llevarse el premio al peor actor de reparto por su trabajo en El destino de Júpiter. Y como peor actriz de reparto, el Razzie fue para Kaley Cuoco, la conocida Penny de The Big Bang Theory, por sus penosos trabajos de cine en The Wedding Date y Alvin y las ardillas: Fiesta sobre ruedas.

No todo fue malo en esta ceremonia celebrada en uno de los antiguos palacios del cine del corazón de Los Ángeles. La organización que forman tanto miembros de la industria como gente de la calle decidió otorgó su nuevo premio, el galardón a la redención, a Sylvester Stallone. El que podría ganar el Oscar al mejor actor de reparto por su trabajo en Creed obtuvo de esta forma un premio que quiere borrar los errores del pasado de un actor, director y guionista que a lo largo de la historia de estos galardones ha recibido un mayor número de razzies. En esta misma categoría competían Elizabeth Banks, Will Smith y M. Night Shyamalan, este último considerado una presencia perenne entre los peores pero que según los Razzie de este año con La visita no lo hizo tan mal. El Razzie no tiene un valor material y consiste en una mora pintada de dorado en lo alto de una lata de cine también morada. Los también llamados anti-Oscar se celebraron, como de habitual, sin la presencia de sus nominados, que en muy raras ocasiones acuden a recoger su trofeo.