Argentina proclama la vuelta “al diálogo con el mundo”

Pablo Avelluto presenta en Madrid el programa en el sector del Gobierno de Mauricio Macri

El ministro de Cultura de Argentina, Pablo Avelluto, hoy en la Casa de América.

Casi 100 días después de la victoria electoral en Argentina de la coalición Cambiemos, que llevó a la presidencia de la república al empresario Mauricio Macri, su ministro de Cultura, Pablo Avelluto, ha presentado en la Casa de América, en Madrid, las intenciones del nuevo Ejecutivo en el ámbito cultural. Avelluto (Buenos Aires, 1966), periodista y editor, destacó como desafío "volver al diálogo con el resto del mundo", en todos los ámbitos, también el cultural. "Por eso estamos visitando la feria Arco. Para expandir la cultura argentina", añadió.

Una nueva situación que comparó con los 12 años de gobiernos peronistas de Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Fernández (2003-15), que definió como "una Argentina que se miraba a sí misma". De ese periodo, censuró que en la política cultural generara "en algún caso, una identificación entre Estado y Gobierno" y que dejase una herencia "que en muchos casos presenta niveles de devastación y corrupción muy altos". 

Avelluto, invitado en el ciclo Tribuna-EFE de la Casa de América, ha defendido un modelo no intervencionista, en el que "no solo debe ser el Estado el que lleve la cultura" a los ciudadanos, sino  que "debe generar las condiciones para la producción de cultura por parte de los ciudadanos". El ministro contrapuso este ideario con la era Kirchner, "que abrevaba de la retórica dramática, como en los años previos a la dictadura, la del nacionalismo de izquierdas de comienzos de los setenta". La consecuencia de esta visión, en el mundo de la cultura, fue "profundizar en una visión nostálgica, algo que es fácil en el país de Borges", bromeó, pero que imposibilitaba "construir el futuro y alejó a Argentina de los debates culturales".

Estas declaraciones precedieron al anuncio oficial en Arco, por parte del propio Avelluto, de que Argentina será el país invitado de la feria de arte contemporáneo de Madrid en su próxima edición, en 2017. Una cita en la que espera la participación entusiasta de los galeristas y coleccionistas argentinos. Precisamente, la relación con España fue otro de los asuntos que trató en su intervención el que fue jefe de prensa de la editorial Espasa-Calpe Argentina y gerente de marketing del grupo Planeta. "La sensación que he tenido en la acogida en Madrid es: los estábamos esperando". En esta línea, anunció la celebración en la Biblioteca Nacional argentina de actos relacionados con el Año Cervantes. El secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, apuntó que "tras unos años complicados en la relación de España con Argentina, se vuelve a la normalidad".

El ministro no entró en detalles de la política cultural que va a desarrollar Macri, pero sí destacó el nombramiento del escritor Alberto Manguel como director de la Biblioteca Nacional argentina.  E hizo mención de las trabas que dificultaban la importación de libros en la era Kirchner, eliminadas un mes después de tomar posesión Avelluto el 10 de diciembre de 2015. La más extraña de esas medidas era un control sobre las tintas: el Gobierno anterior había establecido la obligación de que los libros importados tuvieran una tinta con menos de un cierto porcentaje de plomo. "Todo era un pretexto, en cuatro años no encontraron ni un solo caso que pasase los límites establecidos", dijo Avelluto. "No hay impuestos a la importación sobre los libros, ni los va a haber", zanjó quien fue director editorial de la región sur de Random House Mondadori entre 2005 y 2012. Ese año, Avelluto se incorporó a Propuesta Republicana (PRO), el partido de Macri. Y en 2015 fue uno de los impulsores del Grupo Manifiesto, integrado por intelectuales en apoyo de Macri. El que fue presidente de Boca Juniors se convirtió en el líder de Cambiemos, la coalición de fuerzas que llegó al poder en diciembre. Sobre la ideología de su partido, Avelluto dijo es una formación que se resiste a calificarse como de derechas o izquierdas.

Por último, el ministro anunció un plan de fomento de la lectura y "la reactivación, a partir de marzo, del Consejo General de la Cultura para que las 24 provincias argentinas tengan acceso a distintos tipos de becas y programas de gestión cultural".