Selecciona Edición
Iniciar sesión
WILL GOMPERTZ | Divulgador de arte

“Todos tenemos talento creativo. Todos podemos ser artistas”

Conocedor de las estrellas que más brillan en el arte contemporáneo, ha investigado a los maestros del pasado

El divulgador de arte Will Gompertz, en Madrid.

Desde muy joven, apenas con 20 años, Will Gompertz (Kent, Inglaterra, 1965) ha conocido muy de cerca a los artistas. Primero, en el teatro, donde trabajó en el Sadler’s Wells de Londres como tramoyista. Después como director de arte de la BBC, donde se convirtió en una autoridad mundial; una ocupación que le ha permitido obtener un profundo conocimiento de las estrellas que más brillan en el arte contemporáneo a la vez que investigaba sobre los maestros del pasado. Con ese conocimiento privilegiado y un lenguaje directo y comprensible para el gran público escribió en 2013 ¿Qué estás mirando? (Taurus) donde repasa de un modo pasional los últimos 150 años de la historia del arte. El libro se convirtió en un insólito fenómeno editorial. Pero mientras escribía aquel libro, Gompertz incubaba lo que él considera la obra de su vida, Piensa como un artista, un  sorprendente manual en el que afirma tajante que todos tenemos talento creativo y que, si sabemos como utilizarlo, todos podemos ser artistas. Para demostrarlo, pone como ejemplos los casos de Miguel Ángel, Rubens, Caravaggio, Piero della Francesca, Picasso, Duchamp, Warhol, LucTuymans, Marina Abramovic, Bridget Riley o Theaster Gates.

Pregunta. ¿Qué es para usted la creatividad?

Respuesta. Es un don que todos tenemos pero que solo algunos logran poner en práctica. Quienes lo logran consiguen conectar con los demás y una sensación de plenitud y fuerza vital extraordinarios.

P. Usted que es amante y divulgador del arte, ¿ha conseguido esa sensación de plenitud con sus libros.

R. No. Todavía, no.

P. Dice en su libro que los creativos con éxito comparten unos rasgos claramente identificables. ¿A qué se refiere?

Rubens fue el precursor de la venta a domicilio

R. Se toman muy en serio el tema con el que trabajan. Tienen una curiosidad que les carcome y son muy escépticos. No dan nada por sentado. Son exploradores natos.

P. Escribe en su libro que se les distingue por el brillo en su mirada.

R. Así es. Hay una fiebre muy fácil de percibir en los ojos de alguien entregado a una idea. Es un estado físico con una alta temperatura. No hay nada más satisfactorio que ver cómo tus ideas cobran vida.

P. Asegura en el libro que las élites creativas convierten su imaginación en herramientas productivas. ¿Adónde nos lleva esto?

R. Creo que para que un artista tenga éxito necesita una visión empresarial. Leonardo da Vinci escribió que las personas de éxito no esperaron a que las cosas les ocurrieran. El caso de Theaster Gates (Chicago, 1973), noveno hijo de una familia paupérrima, es un ejemplo fascinante. Ganador del Premio Artes Mundi 2015, repartió las 40.000 libras del galardón entre los otros nueve finalistas. Procedente del South Side de Chicago, el clásico lugar del que todo el mundo se va y al que nadie quiere llegar, consiguió entrar en el mercado atribuyendo su obra a un legendario alfarero oriental apellidado Yamaguchi, que no existía, pero al que dotó de una exótica biografía. Cuando reveló que todo había sido un montaje, el precio de la obra se disparó. Se le calificó de revolucionario artista conceptual y forjado de mitos. Es un emprendedor cultural que con los altísimos beneficios de su éxito está transformando el barrio en el que vive en algo increíble.

P. Por lo que cuenta, es la historia de un buscavidas más que de un artista.

R. Puede que su arte sea pura basura, pero lo importante es la actitud. Es un Robin Hood del mundo del arte. El barrio era conocido por el desempleo, los asesinatos y las drogas. Ahora la gente peregrina hasta allí para ver la rehabilitación de los edificios que va adquiriendo con sus legítimas ganancias y que va transformando en bibliotecas, cines, auditorios, salas de exposiciones para la comunidad. Es un ejemplo de lo que se puede hacer con la imaginación. Sus vecinos le adoran.

P. ¿El talento para los negocios es imprescindible para pensar como un artista?

R. Si, por lo que tiene de estimulante. Mi libro está lleno de ejemplos de artistas que han sabido transformar la sociedad para imponer aquello en lo que tenían fe. Y eso es común a los hombres de negocios. Picasso, por ejemplo, o Cézanne supieron imponer sus criterios sobre el arte. Lo importante es tener una idea y llevarla hasta el final. Rubens fue un gran artista y un hombre de negocios. Mientras sus ayudantes trabajaban sin parar en su taller de Amberes, él visitaba las cortes reales y las casas nobles de Europa, convenciendo a los propietarios de los cuadros que debían de colgar en sus paredes. Creo que Rubens fue el precursor de la venta a domicilio.

P. ¿Hay una receta para conseguir una buena idea y que sea original?

R. Lo primero es encontrar un tema y trabajarlo a fondo. La idea absolutamente original puede que no exista, pero hay nuevas perspectivas de una misma historia y con eso hay que trabajar muy duro. Le pongo el ejemplo de Édouard Manet y su Olympia (1863). Su prostituta era un homenaje a la Venus de Tiziano, una obra con la que dejó estupefacta a la rígida intelectualidad francesa, pero con la que deslumbró a los jóvenes artistas que vivían y trabajaban en París. Unió de manera brillante lo viejo y lo nuevo con una técnica que desembocaría en el arte abstracto. Nada menos.

P. ¿Y si la idea falla?

R. Siempre tiene que haber un plan B.

P. ¿Qué papel juega la mítica pasión que se le atribuye a los artistas?

R. La pasión es el gatillo que dispara la acción, la piedra angular de toda creatividad.

P. ¿Los precios astronómicos que algunas obras de arte están adquiriendo en las últimas subastas son buenas para la creatividad de los artistas?

R. No. Es dinero que no repercute en el bolsillo del artista. Es especulación albergue de la creatividad. Es un fenómeno que daña al arte y que distrae al público de la contemplación de la obra.

P. ¿Qué piensa de las exposiciones de masas en torno a grandes figuras del arte?

R. Creo que nos distraen de lo esencial. Pienso que la celebridad de Picasso o de Leonardo, por pone dos ejemplos muy conocidos, perjudica a su obra. La gente va a ver el Guernica o a La Gioconda y ponen una cruz en su agenda. Pero, ¿han sentido algo?, ¿Se han emocionado? Lo dudo.

P. Últimamente proliferan los libros sobre temas de arte. ¿Es un fenómeno nuevo o parte de la campaña editorial de cara a la Navidad?

R. Las dos cosas, seguramente. Pero es maravilloso pensar que hay una sociedad interesada por el mundo de la creación. Demuestra tolerancia, comprensión y afán de conocimiento.