Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Oscar 2016

“Hollywood está mirando hacia el sur”

El chileno Gabriel Osorio, director de 'Historia de un oso', nominada al Oscar, valora la industria latinoamericana

Santiago de Chile

Chile espera con expectación la ceremonia de los Oscar del próximo domingo. Después de No de Pablo Larraín, que en 2013 postuló a la mejor película en lengua extranjera, por segunda vez un filme chileno aspira a quedarse con una estatuilla. En esta ocasión, sin embargo, existe especial esperanza en el triunfo. Bear Story. Historia de un oso, de Gabriel Osorio, compite en la categoría de mejor cortometraje animado y llega a Hollywood arropado por más de 50 premios en todo el mundo.

El corto de 10 minutos cuenta la vida de un papá oso que fue secuestrado por los militares, alejado de su familia y forzado a trabajar en un circo. Inspirada en la historia del abuelo del director, que fue tomado prisionero después del golpe de Estado de 1973 y exiliado durante el régimen de Augusto Pinochet, no pretende hablar sobre el pasado reciente de Chile. Más bien, se refiere a las huellas de este pasado en la historia privada de los chilenos.

“La dictadura sigue marcando la forma en que somos hoy en día. Seguimos viviendo en un país muy reprimido, que poco a poco ha ido perdiendo el miedo a expresarse y a movilizarse en contra de lo que no está de acuerdo”, explica Osorio, que junto a su equipo del estudio de animación PunkRobot se encuentra en Los Ángeles desde hace 10 días realizando el trabajo de promoción de la película.

Bear Story se medirá con Prologue (Reino Unido); We Can't Live Without Cosmos (Rusia), World of Tomorrow (Estados Unidos) y Sanjay's Super Team, de los gigantes estadounidenses de Pixar. Osorio acaba de conocer hace algunos días los estudios de los gigantes de la animación, pero no se amilana: “Cualquiera de los cortometrajes puede ser el ganador. Sin duda el trabajo de Pixar tiene mayor exposición, pero hemos logrado posicionar Bear Story de muy buena manera”.

Pregunta. ¿Cuál es la clave del éxito de Historia de un oso?

Respuesta. Creo que no existe una fórmula. Pero, sin duda, en nuestro caso la principal fortaleza fue contar con un equipo muy talentoso que confió en el proyecto, junto a una historia que trata sobre valores simples, pero universales y fundamentales, como la importancia de la familia.

P. ¿Qué impresión le dio conocer las oficinas de Pixar?

R. Me voy con la sensación de haber estado en el Olimpo de la animación. Es difícil imaginar un lugar mejor pensado y planeado. Al mismo tiempo, es increíble ver a tantos maestros de la animación y del storytelling juntos en un mismo sitio. Ha sido sorprendente e inspirador.

P. ¿Pixar es un referente para seguir? ¿Se puede competir con ese monstruo?

R. Pixar es un referente, porque logró encontrar un estilo propio para hacer películas que hace que cada uno de sus proyectos tenga un sello. Para nosotros el desafío es que la gente, cuando vea una serie de televisión, un cortometraje o el día de mañana una película hecha por nosotros, la reconozca y advierta la voz que tenemos desde Latinoamérica.

“Lo que le falta al cine latinoamericano es que seamos capaces de organizarnos y trabajar en conjunto”

P. Historia de un oso se exhibe en las salas estadounidenses y, desde la semana pasada, en las chilenas. ¿Cómo ha sido la recepción del público?

R. Hemos recibido excelentes comentarios, la recepción ha sido increíble. Las personas que han visto el corto nos dejan mensajes en nuestras redes sociales o incluso nos han enviado correos para felicitarnos, porque sienten que generamos un mensaje muy emotivo.

P. En Chile solo se han hecho cinco películas de animación y, sin embargo, existe bastante producción para la televisión. ¿Qué ocurre hoy en día con la animación en el país?

R. Está en un punto de crecimiento muy importante, gracias a la profesionalización de muchos artistas y animadores. Si logramos generar audiencia para luego encontrar recursos financieros de manera más directa, nuestros contenidos e ideas tienen el potencial para salir al mundo con gran éxito.

P. Con la nominación, ¿el estudio PunkRobot está abriendo caminos en Chile?

R. La nominación ha servido para que la gente en Chile y Latinoamérica sepa que en la región estamos haciendo animación de calidad. Ha sido un llamado de atención y esperamos que el día de mañana nuestra experiencia sirva a otros realizadores nacionales y latinoamericanos.

P. A nivel regional, ¿cómo se comporta la industria?

R. En cada país es diferente. En Argentina, por ejemplo, hicieron el largometraje de animación más caro de la región, Metegol. En Brasil crearon leyes para impulsar el contenido brasilero en televisión y, hoy en día, las animaciones brasileras son líderes en los canales de cable. Chile no se queda atrás tanto en la realización de obras artísticas como comerciales. Perú desarrolla dos o tres largometrajes al año. ¡Hay una industria potente!

P. Entonces, ¿qué falta?

R. Lo que falta es que seamos capaces de organizarnos y trabajar en conjunto para poder llevar nuestros proyectos al mundo.

P. ¿Sigue el trabajo de algunos directores latinoamericanos?

R. He tenido la posibilidad de compartir con grandes directores latinoamericanos de animación y sin duda valoro mucho el trabajo de Santiago Bou Grasso y Patricio Plaza, Juan Pablo Zaramella, Milton Guerrero, David Bisbano, y Alfredo Soderguit.

P. ¿En Hollywood se habla de la animación latinoamericana?

“Para nosotros el desafío es que la gente advierta la voz que tenemos desde Latinoamérica”

R. Creo que estamos en un momento de la historia de la animación latinoamericana bastante especial: en las dos categorías de animación, cortometraje y largometraje, hay nominados latinoamericanos (O menino e o mundo, de Brasil, compite en la sección mejor película de animación). Claramente, Hollywood está mirando hacia el sur.

P. Historia de un oso está inspirada en la historia de su abuelo, Leopoldo Osorio.

R. Mi abuelo fue encarcelado tras el golpe de Estado de 1973, para luego ser exiliado a Inglaterra, simplemente por el hecho de tener un cargo público durante el Gobierno socialista. Cuando yo nací aún estaba en exilio y crecí con la imagen de un abuelo que solo por sus ideas políticas tenía prohibido volver y estar con su familia. Siempre sentí que esto era algo horrible y completamente injustificable y su ausencia marcó una parte de mi infancia.

P. ¿Cómo piensa celebrar PunkRobot si ganan el Oscar?

R. Si ganamos o perdemos queremos a hacer una alfombra roja de gala en mi casa y compartir con todo el equipo que participó en la realización y con todos los amigos que nos han apoyado incondicionalmente.