Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los Reyes inauguran Arco y la gran nave de hierro de Cristina Iglesias

La artista vasca exhibe en el espacio de EL PAÍS una impactante escultura suspendida en el aire. Los monarcas abren oficialmente la feria que hoy podrá visitar el público

Entre las múltiples celosías que forma el hierro trenzado de la impactante escultura de Cristina Iglesias, se colaban los móviles de la gente para fotografiar de cerca a los reyes Felipe y Letizia en su visita al estand de EL PAÍS. Dentro del laberinto de dos toneladas de peso, la artista explicaba a los Monarcas el complejo proceso de elaboración de la pieza, ajenos al estrépito de la comitiva real. El recorrido de las autoridades, acompañadas de galeristas, guardaespaldas, periodistas, fotógrafos y mirones, supuso este jueves la inauguración oficial de la 35 edición de la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid (Arco).

Los Reyes permanecieron un buen rato en las entrañas del Pabellón suspendido III, Los sueños, mientras hablaban con Iglesias, con el presidente de EL PAÍS, Juan Luis Cebrián; el director de EL PAÍS, Antonio Caño; el consejero delegado de PRISA; José Luis Sainz, y el consejero delegado de PRISA Noticias, Manuel Mirat. La numerosa presencia de la cúpula del grupo editor de este periódico obedecía a los actos de celebración del 40 aniversario de EL PAÍS, que salió a la venta el 4 de mayo de 1976. Esta apuesta por el arte de una de las creadoras españolas con mayor proyección internacional, con obra en algunos de los mejores museos del mundo, es uno de los hitos de la conmemoración, conforme se acerca la fecha conmemorativa.

“Les ha gustado mucho y han mostrado interés sobre todo por cómo se hace una obra de esta magnitud”, comentó Antonio Caño, al término de la visita de los reyes. No es para menos. La enorme nave de hierro de Iglesias impresiona. Crea un espacio propio, una especie de refugio que aísla al visitante del resto de los estands del pabellón de la Ifema, la feria de muestras de Madrid donde se celebra Arco, con la asistencia de 221 galerías de 27 países.

El deseo de refugio

“Me interesa ese doble carácter de construcción y ocultación, del deseo de refugiarse y también de mostrar. Al igual que las sombras que se proyectan en la pared y en el suelo, fuera de la nave que podría ser espacial”, explicó la artista. Una nave salida de la lectura de la novela Solaris, de Stanislaw Lem, según reconocía Iglesias, más que de la influencia de la película homónima de Andrei Tarkovsky —“aunque el cine siempre está ahí; sin darte cuenta influye”, apostilló la hermana del músico y compositor de bandas sonoras Alberto Iglesias—. No en vano, hay fragmentos del libro insertados en una obra tan rotunda como sutil en sus múltiples lecturas.

Los Reyes con Cristina Iglesias dentro de la obra del artista que se exhibe en el estand de EL PAÍS.

“¿Arte vasco? Claro que ella es vasca, y de San Sebastián como yo, pero sobre todo es una artista internacional”, apuntó Ángel Gabilondo, exministro de Educación y líder de la oposición socialista en el parlamento madrileño. “Me ha sorprendido y me ha gustado. Entras y luego tienes que salir tras recorrer un camino de luces y sombras”, indicó la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. “Es arquitectura, es literatura, es escultura y el espectador debe transformar las sugerencias de Cristina”, afirmó el director del Museo Nacional Reina Sofía, Manuel Borja-Villel.

Tras la estela real, que se dirigió hacia otros estands, las visitas al espacio de EL PAÍS se sucedieron. Separado de la comitiva principal, el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, incidió en “la aporía” (paradoja o dificultad lógica insuperable) que plantea la artista en su obra de Arco que, a partir de hoy (y hasta el próximo domingo) recibirá también las visitas del público en general, tras las dos jornadas de compradores y profesionales.

Fe de errores