Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La RAE pide al Estado un “gesto trascendente”para el Año Cervantes

El director de la Academia, Darío Villanueva critica la estrategia del cuarto centenario

Pese a la reciente —y tardía— presentación del año Cervantes el pasado 9 de febrero, no parece que los fastos con centenares de acciones en cartera convenzan a todos los implicados. Una de las instituciones clave en la celebración del cuarto centenario de su muerte, la Real Academia Española (RAE), sigue claramente insatisfecha con la acción coordinada desde el Gobierno en funciones. Su director, Darío Villanueva, volvió a alertar y meter presión a los responsables de la conmemoración y para eso comparó lo que los británicos tienen previsto respecto a William Shakespeare: “Los ingleses pueden sacar los colores a todos los españoles”, aseguró Villanueva.

Lo lanzó durante su intervención en los Desayunos Informativos de Europa Press. Cree que la coincidencia puede ser fatal: “Mala suerte”, dijo. Más cuando en las acciones que se han presentado en torno al prolífico Shakespeare Lives, con presencia en 140 países, demuestran, según explicó Villanueva a EL PAÍS horas después, “ejes ambiciosos y coherentes que no apreciamos en lo referente a Cervantes”.

Una de las críticas se centra en la clara implicación por parte de las altas esferas del Estado en el caso británico. Cuando David Cameron sorprendió con un discurso y un artículo distribuido en todo el mundo acerca del autor de Hamlet, muchos se preguntaron qué hacía el Gobierno español. Cuando en el Ministerio de Cultura se planteó esa comparación, adujeron que en plena etapa de vacío de poder, Mariano Rajoy no estaba en posición de sacar rentabilidad al hecho. Pero otra cuestión pendía en el aire: ¿por qué, sabiendo que todo coincidiría con la formación de un nuevo Gobierno, no se le ofreció protagonismo al rey?

Desde la secretaría de Estado de Cultura, que dirige José María Lassalle, se adujo que resultaba complicado cuadrar agendas a ese nivel. Pero, según algunas fuentes, la preocupación en Casa Real con este asunto es creciente.

Respecto a la reacción de la comisión del centenario por las críticas vertidas acerca de la lentitud manifiesta en presentar programas, lo aportado hasta ahora, sigue sin satisfacer a las partes implicadas. “Se ha presentado finalmente un programa de actividades para este año en donde se contemplan muchas intervenciones puntuales procedentes de iniciativas diversas. Eso está muy bien, pero también merece que España, a través de su representación institucional máxima haga algún gesto trascendente y públicamente vistoso de lo que representa su figura”, añadió Darío Villanueva.

El director de la RAE subrayó a este periódico que le “consta” que la Casa Real está “muy al tanto” de este asunto, si bien espera una mayor implicación de otras autoridades. “El Rey es el jefe del Estado y todo lo que venga de él nos representa a todos, pero el Estado no sólo es su jefe, sino que se trata de una organización muy poderosa”, apuntó.

Sin riesgo de politizar

Preguntado sobre el riesgo de politizar el centenario —tal y como se había apuntado desde Cultura que se quería evitar—, el director de la RAE aseguró en Los Desayunos que “ese peligro” no lo ve por ningún lado. “Cervantes está por encima de todas estas cosas y es una figura que lo que representa para nosotros, trasciende universalmente”.

A pesar de reiterar que no cree “que no se esté haciendo nada” —destacando iniciativas como por ejemplo la de una novela radiofónica de RNE—, Villanueva no considera que la actual situación política de transición sirva como excusa para que hubiese improvisaciones en las celebraciones. “Hace 400 años que sabíamos que este año era el centenario de la muerte de Cervantes”, advirtió.

Por último, recordó también que este año, entre otras conmemoraciones como las de Cela y Rubén Darío, se recuerda la figura del Inca Garcilaso. Es una celebración en la que la RAE está “muy comprometida” y que no quiere que “quede opacado” por el gran homenaje cervantino.

La polémica, desde que el secretario de Estado, José María Lassalle vertiera a su vez críticas ante los responsables de la RAE y el Instituto Cervantes, dirigido por Víctor García de la Concha, parece continuar. Pese a algunas señales de paz en los últimos días, la herida por lo que muchos consideran un desprecio a la figura de Cervantes sigue supurando.

No ha valido la velocidad de crucero que desde la Comisión se puso cuando se comenzaron a verter las críticas a finales de enero. En una reunión con medios en la que se exigió el off the record, presentaron más de 130 acciones, que la semana siguiente, como de milagro se multiplicaron a más de 200. La impresión que dieron fue que todo valía para engordar el catálogo, lo que, por las declaraciones de Villanueva, parece que no ha servido para aplacer los ánimos.