Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Feria de Invierno de Vistalegre

¡Superhombres!

Emotiva reaparición de David Mora, que cortó dos orejas y salió a hombros, y Jiménez Fortes

Más que una corrida de toros, lo ocurrido en la plaza de Vistalegre fue un espectáculo de grandeza; el milagro de la resurrección de dos hombres de carne y hueso que hace unos meses les vieron las orejas a la muerte y han sido capaces de revolverse contra el destino y enfrentarse de nuevo al toro, símbolo de su propio drama y esperanza de un futuro triunfal.

David Mora y Jiménez Fortes son dos superhombres que han engrandecido el toreo con un gesto que debe llenar de orgullo a quienes tenemos la fortuna de admirar a los héroes artistas que se juegan la vida para desentrañar el misterio de la tauromaquia.

Tiene un mérito extraordinario vestirse de luces después de un cornalón como el que sufrió Mora en mayo de 2014, y, tras muchos meses de dura rehabilitación, y sin la certeza de una recuperación definitiva, espantar los fantasmas que nublan la vista y descomponen el seso. No menos heroico es el caso de Fortes, gravísimamente herido por tres veces en el cuello, con la vida pendiente de un hilo, y volver para intentarlo como si nada hubiera ocurrido.

Momentos tan emotivos como el que se vivió cuando los dos toreros aparecieron en el ruedo -los tendidos puestos en pie, rotos en una atronadora ovación de admiración, respeto y ánimo- solo se disfrutan en una plaza de toros. Hasta los miembros de las cuadrillas aplaudieron cuando los dos héroes saludaron al respetable tras el paseíllo, conscientes del instante histórico que suponía la vuelta de Mora y Fortes a la vida.

Parladé/Mora y Fortes, mano a mano

Toros de Parladé, -el segundo, devuelto, y sustituido por un sobrero de Juan Pedro Domecq- correctos de presentación, mansurrones, sosos y nobles; con clase el primero, y bravo y noble el quinto.

David Mora: estocada baja (dos orejas); estocada baja _aviso_ (ovación); pinchazo _aviso_ dos pinchazos y casi entera (vuelta al ruedo).

Jiménez Fortes: media tendida _aviso_ y tres descabellos (ovación); estocada baja _aviso_ (ovación); _aviso_ dos pinchazos y estocada (ovación).

Plaza de Vistalegre. Madrid. 21 de febrero. Segundo y último festejo de la Feria de Invierno. Media entrada.

Al margen del resultado artístico del festejo, quedó patente que estos toreros son dos valientes, dos superhombres, que han vuelto para honrar a la fiesta y dar una lección de ‘locura’ inteligente, ahuyentar los miedos, levantarse e intentarlo de nuevo. Solo un hombre, en el mejor sentido de la palabra, es capaz de una gesta tan gloriosa. Honor y gloria, pues, para ambos.

Después salió el toro, y los dos reaparecidos demostraron que no han perdido un ápice de su valor y torería. Mejor suerte tuvo Mora con su lote; le tocaron los dos toros con más clase de la tarde, y ante ambos demostró que ha vuelto para quedarse. El primero, un pedazo de pan, le permitió el lucimiento con el capote y la muleta, y la confianza necesaria para volver a gozar vestido de luces; confirmó sus buenas maneras ante el bravo quinto, que repitió incansable las embestidas, pero el torero falló con la espada tras alargar innecesariamente la faena.

A Fortes se le vio valeroso, con sitio, asentado y bien preparado físicamente. No tuvo oponentes para el triunfo por sosería y mansedumbre, pero quedó claro que su retorno, como el de su compañero, merece toda la suerte de los héroes.

Al final, salió a hombros David Mora, pero ambos merecieron tal distinción por su maravillosa gesta.