Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Feliz aniversario, maestro Morricone

Un documental dirigido por Giuseppe Tornatore, una gira de celebración de sus 60 años en el mundo de la música y su colaboración con Quentin Tarantino señalan “el año Morricone”

Cercano a los noventa años, Ennio Morricone (Roma, 1928) celebra su más de medio siglo en el mundo de la música con una gira por diferentes ciudades europeas en estos primeros meses del 2016. Su reciente Globo de Oro por la banda sonora de Los ocho odiosos (Quentin Tarantino) y su nueva nominación- la sexta- por la Academia de Hollywood vuelve a ponerle en primera línea y con una candidatura a los Oscar. Una banda sonora que ha supuesto su primera colaboración con el director Quentin Tarantino confeso admirador de la musica del maestro italiano y del western italiano y al que había rendido tributo en muchas de sus películas.

A la celebración se une también el director Giuseppe Tornatore con un documental sobre el compositor, Glance of Music que verá la luz los próximos meses; un primer extracto del film se han podido ver en la página facebook del músico relatando la génesis de algunas de sus populares melodías cinematográficas. Realizador y músico que han vuelto a colaborar en La corrispondenza (2015) una historia de amor y misterio con Jeremy Irons y Olga Kurylenko, firmarían juntos uno de los grandes éxitos del cine italiano contemporáneo, Cinema Paradiso y su recordada banda sonora.

Más allá de su contribución y reconocimiento popular gracias a la música del western o del compositor y arreglista de canciones de musica pop para intérpretes como Mina, Rita Pavone, Gino Paoli o Chico Buarque, la música cinematográfica de Ennio Morricone subraya con emoción la historia del cine contemporáneo abrazando toda clase de géneros: Comedia, thriller, cine de aventuras y político, etc. Una banda sonora que ha acabado escribiendo los himnos de varias generaciones.

Morricone para todos los géneros

Los ocho odiosos (Quentin Tarantino, 2015)

No sabemos si esta creación musical para el segundo western de Quentin Tarantino pondrá la última nota del maestro italiano en el apartado de sus bandas sonoras de películas del oeste. Aunque Tarantino expresaba su alegría por contar con una banda sonora de spaghetti-western, el balance final ha dejado una sombría y angustiosa larga secuencia musical más próxima al thriller claustrofóbico que a los paisajes del salvaje Oeste.

El bueno, el feo y el malo (Sergio Leone, 1966)

Primer gran reconocimiento popular y crítico del compositor- lejos quedaban los tiempos donde firmaba con los seudónimos de Dan Savio o Leo Nichols- que sellaría para siempre su alianza con el western europeo, el denostado spaghetti-western y el director Sergio Leone. Morricone reescribía – sin despreciar las notas de humor- la épica musical de las películas del oeste y el compositor y director de orquesta Hugo Montenegro gracias a su cover llevaría el tema principal de la pelicula a todas las listas de éxitos.

El clan de los sicilianos (Henri Verneuil, 1969)

Morricone abandonaba las estepas almerienses y los antihéroes con barba de cuatro días de Leone por la mafia marsellesa y un trío protagonista de excepción, Jean Gabin y Alain Delon, que volvían a reunirse y Lino Ventura como el tercero en discordia. Morricone debutaba con éxito en el cine francés más allá de las fronteras italianas. El tema principal subrayado por el silbido de la guimbarda, uno de los instrumentos utilizados por el músico en sus melodías, se convertirá rápidamente en una composición popular del Soundtrack Morricone.

Metti una sera a cena (Giusepe Patroni Griffi, 1969)

Aunque la censura franquista dejó la película en su lista de obras prohibidas a causa de sus atrevidos-para entonces-juegos eróticos y relaciones equivocas entre sus personajes donde destacaba la belleza deslumbrante de Florinda Bolkan en su debut cinematográfico, la banda sonora encabezada por una melodía en forma de bucle con ritmo de bossa-nova hizo su camino y hasta mereció la versión de la hoy olvidada cantante Gloria a principios de los años setenta. Morricone ponía de relieve su talento para bandas sonoras de contenidos más sofisticados y en el futuro venerada en todas las páginas de música lounge.

Uccellacci e uccellini ( Pier Paolo Pasolini, 1966)

Ennio Morricone mantuvo una estrecha colaboración con Pasolini componiendo la banda sonora de muchas de sus películas hasta la muerte del realizador. Entre sus creaciones más recordadas para el director italiano figura esta sorprendente y divertida obertura musical para los titulos de crédito de la pelicula Uccellacci e uccellini (Pajaritos y pajarracos) con la participación vocal del cantante Domenico Modugno.

Hasta que llegó su hora (Sergio Leone, 1969)

La versión española sacrificó el bello título original C’era una volta il West por uno de carácter más prosaico y vulgar. Morricone firmaba una banda sonora de tintes elegiacos como ese paisaje del Oeste en plena transformación con la irrupción del ferrocarril. Acompañando la llegada de Jill (Claudia Cardinale) al poblado el movimiento de la grua se fundía con el crescendo musical del tema mientras la voz de la soprano Edda dell’Orso inmortalizaba una de las secuencias más bellas de la iconografía del director. El tema volvía a escucharse como final de tono operístico en la última secuencia con una sensual Claudia Cardinale dando agua a los trabajadores del tren.

Diabolik (Mario Bava, 1968)

Despues de la traslación a la pantalla de la heroína del comic Barbarella, el director Mario Bava hacia otro tanto con uno de los personajes más famosos del fumetto italiano, Diabolik, una especie de genio mal, a medio camino entre Fantomas y un futurista 007. El paso del tiempo ha acabado haciendo de ella una de las extravagancias pop más notables de la década de los sesenta y otro tanto para la banda sonora compuesta por Morricone.

Sacco e Vanzetti (Giuliano Montaldo,1971)

Una parte de la producción musical de Morricone está unida al cine militante y comprometido de la década de los sesenta y setenta para un compositor que nunca ha escondido sus afectos con la izquierda italiana. La canción “He’s To You” incluida en la banda sonora cantada por Joan Baez saltaría de la película para viajar como himno libertario por todo el mundo en diferentes versiones y lenguas. Y sigue haciendo su camino.

La misión (Roland Joffé, 1986)

La banda sonora que finalmente le dió a Morricone su estatus de estrella en la industria del Hollywood. Nominada para los oscars de 1987 vería como finalmente la estatuilla se iba para la banda sonora de la pelicula Round Midnight creada por Herbie Hancock ante la sorpresa de muchos y la descalificación por parte del propio músico acusando de robo el veredicto. El tiempo ha acabado dándole la razón y La misión se encuentra entre las más bellas bandas sonoras del cine contemporáneo.

Novecento (Bernardo Bertolucci, 1976)

Realizador y músico ya habían colaborado anteriormente aunque será la música creada para este gran fresco histórico de la Italia del siglo XX la que acabará pasando a la memoria sentimental. El tema principal de la pelicula desde entonces forma parte de la banda sonora de cualquier movimiento social que se precie y relato o documental televisivo y es que como recordaba Bertolucci: “Morricone es el responsable de varios de los himnos nacionales de Italia”.