El ganador de Eurovisión no se conocerá hasta el final de la gala

El festival cambia la forma de anunciar los puntos en la votación, y los del público no se desvelarán hasta el final

Måns Zelmerlö, representante sueco y vencedor de la edición de 2015.

El Festival de Eurovisión estrenará este año método para anunciar los puntos de cada país a los artistas con la idea de "añadir un mayor nivel de emoción" para los espectadores. La canción ganadora no se conocerá hasta el último momento de la gala, según ha informado la Unión Europea de Radiodifusión.

Tras más de 40 años oyendo la frase: "los doce puntos son para...", que pronunciaba cada país en conexión en directo mientras los votos subían a un marcador y se podía ver cómo los contendientes se adelantaban o quedaban en los últimos puestos, el certamen de este año, en Estocolmo, inaugurará una nueva forma de dar a conocer los votos.

Hasta ahora, lo que anunciaba cada país era una combinación al 50% entre el voto del jurado y su televoto. A partir de 2016, ya no se hará una media entre el voto de jurado y el del público de cada país, sino que cada jurado comunicará su votación y, se realizará una suma con el televoto de todos los países. De esta forma, se dará una única puntuación a cada participante, que será anunciada por el presentador de la gala. Las puntuaciones se desvelarán de menor a mayor, "lo que garantizará el clímax". En ese momento, los candidatos no recibirán una votación del 1 al 12, sino la suma total del televoto de todos los países; por lo que cada país puede recibir, de una sola vez, más de 200 puntos.

Los seguidores del Festival que quieran conocer con precisión a quién ha votado su país, podrán encontrar las preferencias del jurado profesional y del público en la página web de Eurovisión una vez que se cierre la gala.

Durante años, los ganadores del Festival de Eurovisión se conocían minutos antes del final de las votaciones, pues cuando un país sobresalía en cabeza ya se sabía si matemáticamente podía ser alcanzado por otro. Sin embargo, este "gran cambio" supone que el ganador "solo se conocerá en los últimos minutos de la gala". Además, este formato, que se lleva discutiendo en la EBU desde 2012, "aumenta la transparencia" y ha sido aprobado por unanimidad.

"Esta nueva manera de presentar los votos es un gran paso adelante, tanto para hacer un mejor programa televisivo como una competición más emocionante", según el supervisor ejecutivo del Festival de Eurovisión, Jon Ola Sand.

Además, "garantiza que la canción que sea más popular entre el público reciba doce puntos, independientemente del voto del jurado". agregó.

Esta nueva forma de votación se inspira en la usada en Melodifestivalen, el formato que usa Suecia para elegir al su representante para Eurovisión.

Más información