Selecciona Edición
Iniciar sesión

‘Danny y Roberta’, retrato de dos soledades

Armando del Río y Laia Alemany protagonizan una adaptación del texto de John Patrick Shanley

Danny y Roberta, una danza apache comienza con una puesta en escena sombría, casi tenebrosa. No necesita más para aproximar los protagonistas al público. Cada viernes hasta el 6 de marzo, Armando del Río y Laia Alemany representan en las tablas de la sala Mirador de Madrid este drama sobre dos perdedores, dos soledades frágiles que una noche cualquiera se cruzan.  Un imprevisible golpe del destino les abre la posibilidad de una relación auténtica que los rescate de sus miserias. Mariano de Paco dirige la adaptación del texto original del dramaturgo estadounidense John Patrick Shanley y Ester Rodríguez pone la banda sonora al montaje con música en directo.

Lejos de ser una historia de amor al uso, es un relato duro que conjuga crueldad, brusquedad, sexo, ternura y humor. Danny es, en palabras de su protagonista, "un ser violento, que no sabe relacionarse con la gente, lo que le crea una enorme frustración". Un personaje complejo y con claroscuros que durante la representación va quitándose la máscara de dureza y mostrando su lado más humano. "Tiene una necesidad de amor, de cariño y de afecto", ahonda del Río.

Danny carga sobre sus espaldas con una larga lista de frustraciones y fracasos que le han dejado una profunda huella. Ha olvidado como relacionarse con el mundo de alguna otra manera que no sean los golpes.

Roberta también lleva una enorme losa encima. Atada a una relación enfermiza con su padre y obligada a vivir con su hijo en la casa familiar, sueña con reunir los arrestos para huir. "Son dos extremos que se atraen. Ven cosas suyas reflejadas en el otro, y se reconfortan sabiendo que se entienden entre sí a un nivel profundo", señala el protagonista.

Danny y Roberta.

Esta historia del aclamado dramaturgo y guionista de cine John Patrick Shanley, autor del texto de La duda, la obra teatral adaptada al cine, cuenta con varias versiones, entre ellas una de 2012 en el Teatro Español con Iztiar Miranda y Álex García como protagonistas. El montaje llega a Madrid renovado. De ambientarse en los suburbios del barrio neoyorquino del Bronx, esta versión acontece en un barrio cualquiera de la capital madrileña. No es lo único que cambia respecto a la obra original. "Queremos darle un toque más tierno y que la esperanza lo impregne todo", afirma el actor. También comenta que es una obra más real que realista. "Aunque llevada al extremo, porque esa necesidad de amor que tienen Danny y Roberta la tenemos todos".