Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Mónica Naranjo: “No hago música pop, mi estilo es más radical”

La cantante publica nuevo disco, 'Lubna', y conquista nuevos públicos a través de la televisión

Mónica Naranjo posa en una sala del Jardín Botánico de Madrid durante la presentación de su disco.

La exuberante diva se hizo estrella de la tele. La cantante Mónica Naranjo (Figueres, 1974) presenta su nuevo trabajo, Lubna. Y lo hace tras mostrar su faceta más cómica en la pequeña pantalla: "En los programas puedo demostrar que tengo sentido del humor, me lo paso bien y ha servido para que mucha gente, sobre todo adolescentes, sepa que canto". Hace casi dos décadas triunfaba en su papel de estrella excesiva, con melena bicolor y energía arrolladora, interpretando hitos del pop español como Pantera en libertad o Sobreviviré. Ahora, tras exhibir su espontaneidad en la tele, Mónica Naranjo publica una fábula literaria convertida en disco.

La artista catalana sigue conquistando nuevos fans. En las firmas de discos, en las que ha llegado a pasar catorce horas seguidas, acuden admiradores que aún no habían nacido cuando cantaba El amor coloca, en 1994. Y sigue vendiendo discos —ha sido número uno en España1— sin renunciar a hacer la música que le apetece. "Siempre he intentado ser honesta con mi música", dice, que fue icono del colectivo LGTB. Solo reniega de un disco, Chicas malas (2001), ideado como su gran debut internacional, que no cumplió las expectativas.

Desde entonces, ha cultivado un estilo más oscuro, histriónico o incluso gótico. Ella prefiere definirlo con una palabra: "alternativo". "No soy Miércoles Adams [en referencia al extravagante personaje de la familia Adams interpretado por Christina Ricci], pero tampoco hago música pop; mi estilo es más alternativo y radical", continúa. "Para mí, oscuro es Marilyn Manson", añade.

El exceso ha sido su aliado: mujeres mariposa para su disco Minage (2000), un tributo a la cantante italiana Mina, monos ajustados, estribillos desenfrenados como el de Desátame o apocalípticos como el de Europa, o una ninfa en medio del mar en la portada de Lubna.

Siete años ha invertido Naranjo en este disco inspirado en una novela inédita que llegó a sus manos. Se trata de una fábula protagonizada por una divinidad hastiada de impartir justicia en el mundo de los humanos que decide retirarse al fondo del mar. La artista se enamoró de sus personajes y se propuso convertirlos en canciones. "He visto sus caras de amargura, dolor, o nostalgia. Me he sentido consumida por ellos", reconoce. Eso sí, ninguna de las canciones —ni siquiera las que hablan sobre la fama o la pérdida de la esperanza— tienen que ver con ella: "Afortunadamente no he vivido todo eso".

El rock de tintes sinfónico y las baladas épicas son los principales ingredientes de este último álbum, tan ecléctico que también acoge sonidos del tango o del flamenco. “La historia lo pedía. Necesitábamos raíces y fusión folklórica”, cuenta. La familia Heredia han sido los responsables de dar el toque. Junto a Marina Heredia interpreta Boomerang, uno de los temas más intensos. “Cantamos al unísono para que parezca que somos dos lobas a punto de devorarte”, resume. Jaime Heredia interpreta en solitario unas seguidillas tituladas L’ ombra. En el disco, producido por el compositor de heavy metal y miembro de Stravaganzza, Pepe Herrero, también hay espacio para pasajes orquestales, que parecen inspirados en los sonidos de Danny Elfman, compositor de cabecera de Tim Burton.

Naranjo vuelca su energía en su trabajo explotando la imagen de show woman enrollada en la televisión, la de diva indiscutible en los escenarios o la de entrevistada sonriente con respuestas pausadas y reflexivas ante la prensa. En su vida personal, “la familia es lo más importante, el histrionismo queda sobre las tablas", afirma. Desde 2009 prefiere actuar “en pequeños teatros”. "En un estadio, ante una multitud, la energía se disipa. Sin embargo, en los recintos pequeños se genera una atmósfera más intensa”. "Cuando el argumento de Lubna sea bien conocido pensaremos cómo teatralizarlo", añade Naranjo, que no tiene previsto presentarlo en directo hasta 2017.

Más información