Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

En busca de la paridad en el cine

La Red de Mujeres en el Audiovisual presenta un informe que confirma la desigualdad

“Hollywood se está moviendo en la dirección correcta”. Con esta frase Meryl Streep, presidenta del jurado de la presente Berlinale, confirmaba que la industria cinematográfica está impulsando más proyectos dirigidos por mujeres. “Necesitamos ejecutivos blancos de 40 a 50 años interesados en las historias de sus esposas y de sus madres”. La actriz daba así, en su discurso el domingo en una clase magistral sobre la interpretación, por perdidos a los directivos de Hollywood de mayor edad. “No se sienten concernidos por este viaje. Los jóvenes sí, y eso es bueno. Aun así, no debemos de dejar de hacer ruido”. Si el sistema de medición es, por ejemplo, la sección a concurso de un festival como Berlinale, todavía quedan años para la paridad: de las 18 películas que compiten en la capital alemana, solo dos están capitaneadas por mujeres: L’avenir, de la francesa Mia Hansen-Løve, y 24 woche, de la alemana Anne Zohra Berrached.

En Berlín, la Red Europea de Mujeres en el Audiovisual (EWA) ha presentado un documento de 110 páginas, resumen de dos años de investigación de universidades de siete países europeos en el que han participado más de 1.000 profesionales del sector, y realizó un día de ponencias y coloquios para dilucidar qué medidas hay que tomar para incrementar la presencia femenina. Desde EWA aseguran que el talento está ahí, pero que algo falla en la cadena de transmisión hasta el público. Tras estudiar esos siete países los números son reveladores: el 44% de los licenciados de escuelas de cine son mujeres y un poco mayor, el 46%, es el porcentaje de trabajadoras entre los empleados en la industria audiovisual, pero al final solo una de cada cinco películas tienen un directora. El 84% de las ayudas públicas se destinan a filmes dirigidos por hombres. Sin embargo, un filme con directora llega a los festivales un 10% más y gana premios en un 6% más que los realizados por hombres.

EWA aporta 15 recomendaciones para lograr que la situación mejore, por ejemplo que los fondos oficiales se repartan de forma equitativa; que se incentive a los productores a apoyar a las directoras, o apostar por la educación como punto de partida para las nuevas generaciones. Y ahondan en que los organismos oficiales no sigan lanzando mensajes en esa dirección sin que hagan cambios efectivos o que no mantengan encuestas para estudiar si funcionan las medidas. El Observatorio Audiovisual Europeo entregó en 2014 unos primeros datos, aunque, como apunta Alexia Muiños, directora adjunta de EWA, se realizó sobre “entradas vendidas”, cuando las películas con directoras encuentran más trabas en su lanzamiento comercial.

Para Muiños, la pasada edición de los premio Goya fue un curioso reflejo de la realidad española (España por cierto no entra en el estudio tras desestimar el ICAA su participación, aunque sea la quinta potencia audiovisual europea): “Dos de los cuatro candidatos a mejor dirección eran mujeres, y también había realizadoras en cortometrajes y documentales. Porque el cine hecho por directoras llega más a los premios como señala el informe. Pero luego no es lanzado igual de bien en las salas”. Muiños asegura que las quince recomendaciones sirven para España, aunque puestos a escoger, donde más se tiene que incidir es “en la visibilidad”. “Queda un largo camino, y hay talento, pero no la misma visibilidad que los filmes con directores”.