Andrés Roca Rey no pudo revalidar su racha triunfal en la plaza México

La sorpresa la protagonizó el local Sergio Flores, que cortó dos orejas y salió a hombros

El joven diestro mexicano Sergio Flores cortó dos orejas y salió a hombros en la penúltima corrida de la temporada 2015-2016 en la Monumental Plaza México, festejo en el que confirmó la alternativa el diestro peruano Andrés Roca Rey, que dejó buena impresión sin cosechar orejas, al igual que el también mexicano Arturo Macías.

Con un cuarto de entrada, unas 10.000 personas, se lidiaron seis toros de Barralva, bien presentados, entre los que destacaron el primero y el quinto de la tarde, este premiado con arrastre lento, los otros regulares, y malo el sexto.

Roca Rey, que confirmó el doctorado, se lució con el capote ante el buen primer un toro y realizó una faena con mucha soltura. Toreó bien y tenía una oreja ganada, pero mató de un feo bajonazo y todo quedó en salida al tercio. El sexto, sin calidad, manso y rajado, no le ofreció oportunidad para el triunfo; lo mató pronto y solicitó el regalo de un séptimo, que la autoridad no autorizó. Desde el apartado, el propio juez de la plaza indicó que no hubo acuerdo entre los matadores.

Macías, con el segundo de la tarde, estuvo voluntarioso y con deseos, pero sin lograr el propósito de un triunfo, y escuchó división de opiniones. El cuarto tampoco se dejó; el torero estuvo siempre cerca de los pitones, y, finalmente, el público le reconoció su esfuerzo con aplausos.

Flores tuvo su gran tarde en México. Ante el tercero, que no era bueno ni tenía clase, se mostró seguro y firme. Su faena encontró eco entre el público, y el torero fue a más, mató de estocada y paseó una oreja. Siguió con la misma actitud ante el quinto, un toro bueno al que toreó con el capote magníficamente, y le cuajó una interesante faena. Flores dejó patente que merece más oportunidades. Mató de pinchazo arriba y estocada entera, y recibió otra oreja, el visto bueno del público y la salida a hombros.