Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

‘El Ministerio del Tiempo’, más allá de la pantalla

La serie de TVE apuesta en su segunda temporada por mayores dosis de aventura

¿Qué tienen en común el filólogo y medievalista Ramón Menéndez Pidal y el actor Charlton Heston? A simple vista, muy poco. Pero El Ministerio del Tiempo tiene una curiosa teoría que desencadenará los sucesos que tienen lugar en el capítulo con el que arranca la segunda temporada. La serie regresa esta noche a La 1 (22.15) convertida en fenómeno transmedia y tras haber logrado saltar más allá de la pequeña pantalla. Pero, ¿qué hace diferente a El Ministerio del Tiempo?

Javier Olivares, creador de la serie junto a su hermano Pablo, ya fallecido, apunta como una de las claves al género fantástico entrelazado con otro bien asentado en la ficción de la cadena pública, el género histórico. "El transmedia aquí ha encontrado un producto ni que pintado", dice el guionista. "Es una serie con una mitología propia, unos personajes bien definidos y, sobre todo, ha encontrado un público español que estaba esperando que se hiciera una serie con otras características, que les tratara de otra forma", añade Olivares. En esta segunda temporada, la patrulla de viajeros en el tiempo que protagoniza la serie se encontrará con personajes como El Cid, Cervantes, Napoleón o Felipe II en unos capítulos en los que, además de viajar en el tiempo, se saltará de un género a otro, desde la aventura a la comedia, el género negro o el drama. "Es la misma serie pero es otra", intenta explicar Olivares.

El Ministerio del Tiempo ha calado fuerte en un sector de público muy activo en Internet y en las redes sociales, acostumbrado a ver las series cuando y como quiere. Un público que acude en masa a ver desde un simple tráiler al preestreno de la segunda temporada. Unos espectadores cómplices que entenderán los dobles sentidos que encierran algunas líneas de guion de los nuevos capítulos.

Pensando en ese tipo de público, la segunda temporada potencia el trabajo transmedia desde la propia cadena y la productora de la serie. Agustín Alonso y Pablo Lara trabajan codo con codo, el primero desde RTVE y el segundo desde Onza Entertainment, en todo ese contenido preparado de antemano que servirá como complemento de la serie. Desde un podcast centrado en el personaje de Rodolfo Sancho, Julián (que estará ausente durante varios capítulos de esta temporada), hasta un capítulo en realidad virtual —el primero hecho para una serie en todo el mundo—, pasando por una webserie protagonizada por la secretaria Angustias. "Es un contenido en el que contamos con la inteligencia del espectador y que amplifica lo que ves en cada capítulo", dice Pablo Lara, que resalta la apuesta de la serie por "hacer contenidos de forma diferente". "El punto lúdico de la serie, que cada capítulo sea algo nuevo, da mucho juego. Los viajes en el tiempo permiten jugar a ser Dios", añade Agustín Alonso.

Tanta ha sido la repercusión de la serie que, con solo ocho capítulos emitidos, ya tiene incluso un libro que analiza el fenómeno ministérico. "Llegué a la conclusión de que la serie se merecía el tipo de atención crítica que tienen las grandes series en el ámbito internacional", explica Concepción Cascajosa, profesora de la Universidad Carlos III de Madrid y editora del libro Dentro de El Ministerio del Tiempo (editorial Léeme). "La serie ha trabajado una imagen de marca como ninguna otra. Su logo y sus títulos de crédito lo dicen desde el primer momento: esto es algo diferente", explica Cascajosa como otra de las claves del movimiento generado por esta ficción.

Ahora llega una segunda temporada con 13 capítulos por delante y el reto de no decepcionar las altas expectativas de sus seguidores, algo que no da miedo a Javier Olivares. "No tengo miedo ni a la muerte. Solo me da miedo la falta de tiempo y de medios", añade, recalcando dos de los problemas con que cuenta la ficción televisiva española en general. Pero el guionista se muestra seguro y orgulloso del trabajo hecho para esta segunda temporada. Por cierto, un pequeño spoiler: Alonso de Entrerríos ya ha visto Terminator. Sus impresiones, esta noche en La 1.

'Merchandising' con el sello de los fans

Poco después de que arrancara El Ministerio del Tiempo, algunos de sus seguidores se lanzaron a crear contenido propio con la serie como inspiración. Esas creaciones que circularon por Internet ahora dan el salto más allá de la Red a través del merchandising de la serie. Porque los productos oficiales la ficción de La 1 han sido creados por nueve fans que, tras mandar sus propuestas y ser seleccionados, cobrarán como autores por los productos que han diseñado. Otro ejemplo más de cómo El Ministerio del Tiempo es diferente de otras producciones nacionales.

Más información