Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La conjura de Mola

Fermín Goñi recrea diálogos y pensamientos de quien fue director y soporte ideológico del alzamiento contra la República

El conspirador Emilio Mola (1887-1937), cerebro del levantamiento militar de 1936 en España, fue turbio y complejo. Novelar su figura resulta complicado pero se atrevió con ella el escritor navarro Fermín Goñi en El hombre de la Leica, que aborda los preparativos de la conjura golpista maquinada por el general fotógrafo y sus comparas hace ochenta años. El autor recrea diálogos, pensamientos, férrea gestualidad y reaccionaria exaltación de quien fuera director y soporte ideológico del alzamiento contra la República. Ambientada en Pamplona y Burgos, la nueva edición presentada en España, América Latina y Estados Unidos suma 50 páginas de nuevos elementos narrativos a la novela publicada en 2006.

Cinco mil ejemplares de la obra fueron repartidos gratuitamente en la Feria Internacional del Libro de Texcoco, Estado de México, que concluyó a finales de enero, acompañando el programa de fomento de la lectura del ayuntamiento. Los historiadores conocen todo de Franco y casi todo de Mola, pero hay pocas inmersiones literarias en la intimidad ideológica y personal del cruzado de Navarra: cociendo la sublevación.

Pocos saben en Latinoamérica que tres de los espadones alzados el 18 de julio del 36 nacieron en el Caribe y fueron casi contemporáneos del desastre del 98: Mola y Alfredo Kindelán en Cuba, y Manuel Goded en Puerto Rico. Batirse con la psique del primero, hacerle hablar y explicarse sólo fue posible previa inmersión en el archivo de documentos y correspondencia facciosa propiedad del autor.

Sin pretender agotar la panoplia de complicidades navarras, ni despistarse abundando sobre Franco, Millán Astray, Sanjurjo, Azaña o Largo Caballero, el autor percute sobre el general de la Leica, cruel e implacable en sus instrucciones, que después de su muerte en accidente fue distinguido por el Generalísimo con el título de duque. “Ha sido Franco”, acusó su viuda.

Los libros testimoniales sobre la contienda abundan, pero no tanto las narraciones sobre otros caudillos rebeldes, entre ellos el fascinante y, hasta cierto punto, desconocido Mola, amante de la fotografía y propietario de una Leica. Fermín Goñi nos lo acerca maridando amenidad novelística y registros golpistas, desde su perfil de escritor curtido en el periodismo.

El hombre de la Leica. Fermín Goñi. Cenlit Ediciones, 2015. 444 páginas. 18 euros