Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
CRÍTICA | EVA NO DUERME

Cadáver y sombra de un mito

'Eva no duerme' es una película de Pablo Agüero sobre el cadáver embalsamado de Evita Perón

"Esa yegua, esa hembra, nos humilló durante 25 años. Pero se le acabó la puta fiesta. Ahora es mía". El poderoso plano inicial de Eva no duerme, película de Pablo Agüero sobre el cadáver embalsamado de Evita Perón, aunque en realidad sobre su mito, es una extraordinaria provocación. La imagen, que pasa de las sombras a las luces, del aparente blanco y negro hasta el color, de los fantasmas a los rostros, perturba en su composición y se te clava con su texto en off, susurrado con poderío, amenaza y belleza. Te hunde en el asiento. Argentina, enfrentada a la que durante tanto tiempo fue (¿fue?) la jefa espiritual de la nación. Lástima que el desarrollo de la película no esté a la altura del primer eslabón.

Aun así, Agüero ha articulado una obra conceptual de evidente interés. El tempo de los primeros minutos de Eva no duerme es espectacular, porque a la secuencia de arranque siguen la energía histórica de las imágenes documentales y el valor del texto: "Esa hembra supo morir a los 33 años, como nuestro Señor Jesucristo...". Sin embargo, con pinta de cortometraje alargado, cuando el relato abandona el impacto del concepto para adentrarse en la narrativa, se desquebraja, porque las escenas interpretadas están por debajo de las reflexivas, de 1952 a 1976. El alma de Argentina, bajo la sombra de una mujer, del cadáver de un mito, entre bombas, pistolas y muerte, entre la memoria popular y la desmemoria militar, se vislumbra entre las imágenes de la película. Pero sólo a ratos.

EVA NO DUERME

Dirección: Pablo Agüero.

Intérpretes: Gael García Bernal, Daniel Fanego, Denis Lavant, Imanol Arias.

Género: drama. Argentina, 2015.

Duración: 85 minutos