Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las mujeres de los discos de un cantautor

Luis Ramiro presenta nuevo disco, 'Magia'. Llega a los 40 sin sombra de crisis y orgulloso de sus libros de poemas

Luis Ramiro, fotografiado en El huerto de Lucas, en Madrid.

Es su cuarto disco y lo publica el año en el que cumple 40. ¿Crisis a la vista?. "Todo lo contrario, con la edad aprendes y estás más seguro en la vida y en tu carrera". Luis Ramiro presenta Magia, un disco principalmente de amor, a las pequeñas cosas, a la cotidianeidad y, claro, a las mujeres. "Un amigo me dijo que todas mis canciones van sobre mujeres. Y... claro ¿qué puedo hacer yo?", comenta divertido mientras toma un café de buena mañana en un bar de Madrid. "Lo que sí intento es que no todas sean historias en plan 'estoy enamorado' o 'lo hemos dejado', sino que cada una cuente algo diferente y de modos distintos". En este trabajo está presente su primer gran idilio adolescente ("pero no puedo decir ni su nombre ni el pueblo en el que sucedió"), una novia a la que intentó quitarle los complejos con sus versos, una loca de la que se enamoró...

Magia suena a Luis Ramiro en todas y cada una de sus notas. Mucha metáfora, algo de influencia literaria y una mezcla de rumba, rock y balada. "No es un disco conceptual. Hay gente que le encanta decir que su disco es conceptual pero creo que es para tirarse en rollo más que otra cosa. Lo que sí queríamos era buscar un equilibrio". El cantautor madrileño ha recuperado y regrabado Perfecta, que aparecía en su primer disco, hoy descatalogado. "Es una canción que me ha dado muchas satisfacciones y creo que ha ayudado a muchas chicas a superar sus complejos y falta de autoestima". Para presentarlas, se embarca en una gira que tendrá, al menos, 17 paradas.

Dos décadas de carrera dan para varios tropiezos y aciertos. Tras una primera mala experiencia con una multinacional ("Mi disco se quedó en un cajón. Pero no puedo hablar más de eso por contrato"), ha recurrido por segunda vez al crowdfunding. Recaudó el doble de lo que pedía. El año pasado también probó en televisión y presentó un tema en el concurso Hit. La canción, de TVE. Aunque tampoco quiere ahondar mucho en ese tema: "Pequé de ingenuo. No voy a decir que fue una experiencia horrible, pero no lo repetiría".

A finales del año pasado publicó su segundo disco de poemas, Rojo Chanel. Asegura que se acerca a la poesía "con respeto". "Están teniendo un éxito que no esperaba, pero que bienvenido sea porque permite a mucha más gente acercarse a mi universo". Un universo en el que por cierto, siempre hay hueco para el Atleti.

Canción a canción.

Magia: "Esta canción está muy influenciada por el realismo mágico. Fijarse en cosas maravillosas que pueden pasar y en las que muchas veces no nos fijamos".
Contigo: "Es una balada clásica y quise hacerla como un reto: una canción melódica que atrapara a todo el público".
Mi último paisaje: "Es mi canción preferida del disco. Cuenta una historia de ciencia ficción para luego dar un giro y decir que todo era una metáfora de que el mundo podría acabarse mañana y no estamos juntos".
El Universo: "Habla de las cosas buenas que a veces no sabemos valorar como se deben. La compuse de un tirón, aunque la letra es extensa".
Perfecta: "Se la escribí hace años a una novia, en la que hablo de sus complejos físicos y de que no tienen importancia cuando estás enamorado".
Ser el que era: "Una canción rockera con tintes springstenianos, como el riff o el saxo…en la que hablo de dejar atrás mis miedos".
Ramiro. "Una rumba donde juego con el humor y las metáforas. Se nota muy influencia sabinera".
Desayuno con diamantes. "Habla de una mujer especial, de las raras, de las que a mí me gustan, de las que llaman locas. La compuse al piano y creo que la producción ha quedado muy potente".
El café. "Esta es una historia de amor que sucede en un único escenario. Quisimos llevárnosla al sonido americano para hacerla diferente".
Duele: "Una canción pop, a la vez triste y alegre, en la que hablo del dolor del abandono pero al mismo tiempo incluyo una moraleja optimista".
Poemas en el tejado: "Es una historia real de mi primer gran amor adolescente, pero no puedo desvelar ni el pueblo donde ocurrió ni el nombre de ella. Me acompaña Conchita".