Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
EN POCAS PALABRAS

Victoria Álvarez: “Internet tiende un puente entre escritor y lector”

La salmantina cierra con 'El sabor de tus heridas' su trilogía gótica de la revista paranormal 'Dreaming Spires'

La escritora Victoria Álvarez (Salamanca, 1986) compagina sus novelas con dar clases de literatura en la Universidad de Salamanca. Con El sabor de tus heridas (Lumen), su quinta novela, cierra la trilogía de la revista sobre asuntos paranormales Dreaming Spires, ambientada en el Oxford de principios del siglo XX.

—¿Cuáles son sus orígenes como escritora?

—Yo siempre he vivido rodeada de literatura. Mi abuelo era poeta, mi padre escribe novela histórica… En mi casa siempre ha habido cientos de libros, así que no era raro que me pusiera a escribir a los nueve años [ríe]. Luego, ya de forma seria, empecé a enviar novelas a editoriales a los 18.

—¿Cómo se define un estilo literario siendo tan joven?

—Al principio tocaba todos los palos, luego me fui escorando hacia la literatura que más me gustaba, que era la gótica, romántica. Al principio, cuando escribí Hojas de dedalera (su primera novela, de 2011), tendía a imitar lo que me gustaba y mi estilo era demasiado arbolado, pero con el tiempo he aprendido a ser más concisa, a simplificar las cosas, que no es lo mismo que hacerlas sencillas.

—¿Qué supone la saga de Dreaming Spires para usted?

—Bueno, ha sido algo impresionante. Dar un salto de una pequeña editorial y entrar en la maquinaria comercial. Los lectores se multiplican, y si llegas al tercer libro, es porque el lector es fiel, ha seguido a mi lado. Ahora me da pena cerrar la saga. Muchos me escriben por las redes para expresarme su tristeza, y yo también lo siento.

Como escritora, ¿qué relación tiene hoy con Internet?

—Me parece algo muy constructivo, el poder tratar a un autor de tú a tú, con naturalidad. En una aventura como la de Dreaming Spires, en la que he estado embarcada varios años, el contacto con el lector es muy agradecido. Hace 20 años no había forma de que el lector se pusiera en contacto con el escritor, pero ahora se ha abierto un puente entre ellos. Yo leo las reacciones de los lectores, tengo en cuenta sus opiniones, sus expectativas con la historia… Internet ha abierto un nuevo camino. Por no hablar de los blogueros, los booktubers…, la difusión de una obra en Internet puede ser gigante.

¿Cuáles son sus referentes? ¿Qué libros recomendaría?

—Gente como Oscar Wilde o Edgar Allan Poe siempre han estado a mi lado. Mis libros beben mucho de los libros de Wilde, nadie te hace reír como él; también de otros clásicos como Jane Austen o las hermanas Brontë. De literatura actual, recomendaría siempre a Kate Morton. En especial una novela suya ambientada en la Segunda Guerra Mundial, El cumpleaños secreto. Por ambientación es la que menos me pegaría, porque no es una de sus novelas victorianas, pero su estilo es sublime, es sin duda mi favorita.