Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Dos pícaros saliendo de su novela

Rulo Pardo y Santiago Molero interpretan a 'Rinconete y Cortadillo'

Veinte años de complicidades, de viajes recorriendo los pueblos y ciudades de España, de escenarios grandes y pequeños han llevado a los cómicos Rulo Pardo y Santiago Molero, integrantes de la compañía Sexpeare, a Rinconete y Cortadillo, una adaptación de Alberto Conejero de la obra homónima de Miguel de Cervantes. En ella se refleja la vida de dos pícaros triunfadores que quedaron anclados en el tiempo y que desean romper o salir de un pasado que les tiene atrapados. “Uno cree que está viviendo permanentemente en la periferia de la función. Los personajes no son muy respetados en la obra de Cervantes, se olvida de ellos. Son unos perdedores dentro de su propia obra”, explica Molero. La obra se representará del 17 de febrero al 13 de marzo en los Teatros del Canal, de Madrid y después iniciará una gira por distintas salas.

Rinconete y Cortadillo, añade Pardo, es “una comedia sobre la picaresca, los niños prodigio, la amistad, la lucha entre la realidad y la ficción y sobre los parias con los que Cervantes dio paso a la modernidad”. El autor Alberto Conejero ha construido su pieza teatral sobre la historia de esos muchachos que triunfan en un momento de su vida y quedan encarcelados en sí mismos.En la puesta en escena del director Salva Bolta, Pedro del Rincón y Diego Cortado quieren ajustar cuentas con Cervantes por haber publicado un episodio fugaz de sus vidas en la que les sentencia a dar respuesta a su imagen de pícaros. Ambos personajes se sienten como El Gordo y El Flaco o Los Pecos. Rinconete y Cortadillo están condenados a seguir juntos para sobrevivir. En la obra, Rincón y Cortado están encerrados o quizás formando parte de Las Meninas, de Velázquez. “Ambos padecen el mismo encierro que la familia real en el famoso cuadro. Ambos personajes tratan de escapar de una ficción creada por Cervantes y reivindican su naturaleza real”, explica Bolta. El director sostiene que la función se teje sobre tres elementos: tragedia, comedia y existencialismo.

El grupo Sexpeare mantiene en Rinconete y Cortadillo el humor ácido que ha caracterizado a todas su obras desde que hace dos décadas decidieran crear grupo y subirse a los escenarios.