Selecciona Edición
Iniciar sesión

La 50 Super Bowl quiere batir récord de audiencia

La cadena CBS confía en superar los 130 millones de espectadores

Coldplay y Beyoncé saldrán al escenario en el momento más caro, a mitad de partido. El intermedio será lo más visto. Un síntoma más de la que la Super Bowl, el evento deportivo más importante de Estados Unidos, no es solo deporte, sino un gran espectáculo. Las estrellas del pop amenizarán el descanso de mitad de partido, en el que se espera una audiencia cercana a los 130 millones de espectadores. En la pasada edición la NBC, la cadena que emitió el encuentro Estados Unidos en 2015, registró 114 millones. La 50 edición, cuya sede es San Francisco, aunque el estadio se encuentra al sur de Silicon Valley, en Santa Clara, pretende superar todos los récords de audiencia. Antes de la primera jugada, Lady Gaga cantará el himno de Estados Unidos. En España, el espectáculo se podrá seguir esta madrugada en #0 y Canal + Deportes desde las 0.30 (la previa arrancará a las 23.30).

La disputa entre los Broncos de Denver y los Panthers de Carolina no generará tanta expectación como los tradicionales anuncios. El más reconocido en la historia de este evento es, quizá, el de Apple lanzando su primer Mac, “1984 no volverá a ser como 1984”, subrayaba en referencia a la novela de Orwell. Dirigido por Ridley Scott marcó un hito difícil de superar. Según una encuesta de NFR, un 23% de los televidentes prefieren la publicidad a lo que sucede en el césped. Un spot de 30 segundos tiene un precio cercano a los cinco millones de dólares. En la última década Kantar Media refleja que han pasado de 2,5 a 4,4 millones de dólares. El precio se justifica por dos factores relevantes, los perfiles entre 18 y 24 son los más entusiastas con estos anuncios, un sector deseado por las marcas. Además, con la popularización de YouTube y redes sociales, los vídeos no se ven solo en la televisión, sino que pasan a tener una segunda vida online.

La ambición de CBS por llegar a cada rincón es tal que han accedido a emitir de manera gratuita en soportes no tradicionales. Bastará con tener la aplicación descargada para seguirlo a través de Roku, un sistema online popular en este país, Apple TV, Google Chromecast, cada vez más vendido debido a su ajustado precio de 35 dólares, así como la caja Firebox de Amazon y la consola Xbox One de Microsoft. A diferencia de su costumbre habitual, no pedirán ni la creación de un perfil en su sistema. Jeffrey Gerttula, vicepresidente de Deportes de CBS lo ha dejado claro a través de un comunicado: “Nuestra meta es darle la máxima exposición y buscar la mayor audiencia posible”.

Las redes sociales

La batalla por la audiencia no solo se juega en la gran pantalla. Desde hace cinco años, los espectadores combinan el televisor con el móvil o la tableta para seguir la conversación en redes sociales. Facebook quiere competir de tú a tú con Twitter en este terreno. Han lanzado una nueva herramienta para contar en directo la evolución del partido más visto del año. A la vez, los de Zuckerberg han cerrado una alianza con Nielsen para la medición de audiencia social de manera combinada con los medios tradicionales.

Los anunciantes también han encontrado en estos soportes un filón. Desde que Oreo acertó en tono y momento durante el apagón de la edición de 2013, las marcas han visto en estos soportes un refuerzo de estrategia. Se trata de llegar al mayor número de público potencial sin hacer un gran desembolso.

Sean O’Neal, presidente de Adaptly, una empresa especializada en redes sociales, recomienda que se siga potenciando la conversación antes y después del partido: “Es tan importante conectar con la audiencia con antelación, como darle seguimiento. Al revés que en televisión, los memes, las imágenes y los debates van a seguir varios días. Los peores o los mejores anuncios se van a redistribuir sin parar. Es una oportunidad perfecta para la promoción”.

En la edición de 2015, Twitter registró más de 1,2 millones de mensajes mencionando marcas. La actuación de Katy Perry superó los tres millones de menciones. Los de Zuckerberg declararon 265 acciones, sumando mensajes, “me gusta” y comentarios durante la disputa.