Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El sistema de salud colombiano desde la mirada de una paciente

Un documental retrata la lucha de una mujer por lograr atención médica para su hija enferma de cáncer. Participará en el Festival de Cine de Guadalajara

En las noticias de Colombia aparecen con frecuencia las historias de personas enfermas que murieron esperando atención médica. Se conoce como el paseo de la muerte y el término es cada vez más cercano para los colombianos. Pero la otra cara de estas historias, el del papá, la hermana o la mamá del enfermo que tuvieron el suplicio de andar por los pasillos de hospitales y oficinas viejas en busca de una cita médica o de una medicina, poco se conoce. El director de cine Jorge Caballero quiso explorar ese lado de los tantos casos en los que al final la pelea la gana un sistema plagado de trámites burocráticos con unas enfermedades que acechan y no dan tiempo de espera.

Paciente será la única película colombiana en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (marzo). Estará en la categoría al mejor largometraje iberoamericano documental. En Colombia se estrenará oficialmente el 21 de abril, pero ya ha sido presentada en algunas instituciones de medicina. Caballero dice que ha servido como reflexión. Ha funcionado como espejo para quienes están dentro de las instituciones, frente a los enfermos.

La historia, protagonizada por Nubia, una mujer que acompaña a su hija de 23 años que sufre por un cáncer, refleja lo que viven miles de colombianos y que se resume en los noticieros en dos minutos. Exceso de trámites, trabas para acceder a medicamentos, demora para lograr una cita..., son escenas que se repiten durante el periplo de Nubia, en un país en donde en los últimos cinco años, las acciones legales de los colombianos para reclamar derechos relacionados con los servicios de salud se incrementaron en un 25,2%.

Las noticias de la radio y de la televisión aparecen como el fondo que acompaña el camino de Nubia y su hija, a quien nunca vemos, a la que solo llegamos a conocer por la voz y por las descripciones que su mamá le da a los médicos.  “Queríamos mostrar la ironía con la que a veces se asumen las noticias en Colombia”, dice Caballero. Con Paciente también se cuestiona al periodismo y su despreocupación por abordar las historias de los colombianos abandonados por el sistema de salud y sus luchas personales para ganar esas batallas que intenta dar la gente de a pie.

El largometraje es parte de una propuesta transmedia que incluye un libro digital, una serie de nueve documentales de tres minutos cada uno y un juego interactivo que pone en escena a la salud en Colombia. “Es una reflexión desde todos los ángulos sobre la salud, sobre el derecho a su acceso, pero también sobre la buena voluntad de médicos valientes". Hay escenas en donde se ve en los pasillos de la clínica a pacientes y doctores hablando del dolor, de la muerte.

“En la investigación encontramos lugares como el Instituto Nacional de Cancerología en donde el personal médico a pesar de las circunstancias intenta establecer una relación con los pacientes de apoyo, de ayuda”, cuenta el director, cuyo trabajo se caracteriza por el contenido de denuncia. Años atrás con la película Bagatela (2008) Caballero retrató la cotidianidad de la justicia en Colombia, del día a día de las personas que cometen delitos menores en medio de una ciudad marcada por la desigualdad y la violencia.

Paciente "quiere mostrar a los olvidados del sistema de salud, a los que tienen que lidiar con el entramado burocrático, con el dolor de su familiar y, en el peor de los casos, también con su despedida. Son los que quedan al final de todo”, afirma el cineasta. O como lo reseñó Hollywood Reporter: "Paciente es una silenciosa celebración de la resiliencia humana ante la dolorosa desgracia”.