Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Listo el que lo lea

Santillana lanza Loqueleo, un nuevo sello editorial que busca fomentar la literatura infantil y juvenil en múltiples formatos

La historia se repite cada día, más bien cada noche, en muchos hogares a la hora de acostarse: el niño le pide a sus papás que le lean un cuento, el mismo que le llevan leyendo toda la semana, el mismo que le han leído más de veinte veces y que el pequeño ya se sabe de memoria. Eso es lo que le gusta, que puede repetir los diálogos, incluso anticiparse a ellos.

El sueño vencerá a ese niño como se vence al dragón en los cuentos y la noche siguiente probablemente volverá a ocurrir lo mismo. Vanesa Pérez Sauquillo, escritora, señala este hecho habitual cuando se habla de cifras de lectores y de ventas de libros: “Hay hábitos de lectura imposibles de medir. Ese autor ha vendido un solo volumen; sin embargo, cada noche es uno diferente”.

Somos lo que leemos, lo que hemos leído y lo que no hemos leído

Loqueleo es el nuevo sello de literatura infantil y juvenil que lanza Santillana y que quiere apelar al componente sentimental de la lectura, sin olvidar la importancia de cuidar la calidad del catálogo, que sumará 250 títulos en total entre español y catalán.

“Somos lo que leemos, lo que hemos leído y lo que no hemos leído”, destaca Maite Malagón, directora de Loqueleo en España, que insiste en que no hay que infravalorar a los lectores por muy jóvenes que sean.

Clásicos, actualidad, poesía

La colección suma reediciones de clásicos del género como Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate, Momo o La historia interminable, junto a nuevas obras como Los nombres del fuego, de Fernando J. López, que será el primero en lanzarse a la narrativa transmedia.

Las nuevas formas de relatos y de consumo de literatura se han tenido muy en cuenta en este lanzamiento. El escritor no termina su trabajo cuando el libro sale a la venta. Todos amplían sus funciones: el lector no solo es el receptor del producto final; es también editor, protagonista y escritor.

A partir de la propuesta hecha por López se creará una comunidad en la que el escritor también estará presente. Esto le da a la lectura una dimensión social con la posibilidad de compartir en distintos medios. López le da vida a sus libros también en Twitter y mantiene que hay que hacerlo con honestidad, desde la sinceridad de las personas. Está expectante e ilusionado por conocer la nueva vida que tendrá Los nombres de fuego.

“Queremos autores comprometidos, que propongan temas actuales, que no dulcifiquen las lecturas”. Malagón alude así a la necesidad de abordar todas las cuestiones. Niños y adolescentes viven en el mundo y sufren sus desdichas; la literatura les aporta herramientas para tratar los problemas, “para vencer al dragón”, apunta Pérez Sauquillo.

Presentación con tintes de espectáculo

A las ocho de esta tarde en los Teatros del Canal de Madrid se presentará Loqueleo con un espectáculo transmedia creado por la compañía de teatro Impromadrid.

Será un cuento con variados personajes que quiere reflejar el espíritu del nuevo sello. Sobre el escenario, además del periodista Carles Francino, quien charlará con los escritores Jordi Sierra i Fabra, Joan Manuel Gisbert y Vanesa Pérez Sauquillo, el grafitero Suso 33 pintará lo que le vayan sugiriendo la conversación y los comentarios del público. Lo que él haga sobre una tableta se proyectará en el escenario. Todo amenizado por la música en directo de El Show de Dodó.

Dentro de Loqueleo hay distintos proyectos en marcha, entre ellos uno de lectura fácil, que quiere hacer más accesible las obras a personas con dificultades en la lectura, ya sea por comprensión o por alguna discapacidad visual. Se busca que los códigos ortográficos o semánticos sean fáciles y comprensibles para todos. Este proyecto se estrena con El amor es complicado, cuéntamelo fácil.

Para poner en marcha Loqueleo, además de tener como centro a los jóvenes lectores se ha contado con libreros, bibliotecarios y educadores, conocedores de las necesidades y demandas de los lectores, así como de las suyas propias. Así, por ejemplo, tendrán cabida también clásicos de la literatura con el proyecto Clásicos Renovados, que acercará obras como Luces de bohemia, de Valle-Inclán, a los chavales explicándosela a través de conceptos que ven en su día a día: corrupción, compromiso social...

Pérez Sauquillo no olvida la poesía: “Los niños la llevan puesta. Sus preguntas lo son”. Loqueleo va a fomentar que no la abandonen. Que los libros les rescaten de sus preocupaciones, que también las tienen, como rescataron a Matilda.