Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Francia censura ‘Anticristo’ de Lars von Trier siete años después

La justicia francesa retira el permiso de exhibición, a petición de una asociación ultracatólica

El fallo exige que sea prohibida a los menores

Fotograma del trailer de la película

La justicia francesa ha retirado este miércoles el permiso de exhibición a la película Anticristo, del cineasta danés Lars von Trier, casi siete años después de su estreno en salas. El Tribunal Administrativo de París considera que el Ministerio de Cultura cometió entonces un error al clasificar la película como no apta para menores de 16 años. El fallo judicial sostiene que la película contiene “un grado de representación de la violencia y de la sexualidad que exige, siguiendo las disposiciones reglamentarias aplicables, una prohibición de la película a todos los menores”. Hasta que el Ministerio no le conceda una nueva clasificación y la prohíba a los menores de 18 años, Anticristo no podrá ser exhibida en el territorio francés.

La película, protagonizada por Charlotte Gainsbourg y Willem Dafoe, describe la crisis de una pareja traumatizada por la muerte de su bebé, que cayó por la ventana mientras ellos hacían el amor. La película fue estrenada en el Festival de Cannes de 2009, donde Gainsbourg se llevó el premio a la mejor actriz. Anticristo fue la primera película de la llamada “trilogía de la depresión” de Von Trier, de la que luego formaron parte Melancolía y Nymphomaniac.

Este inesperado desenlace supone una nueva victoria de la asociación Promouvoir, cercana al integrismo católico en Francia, que milita por “la promoción de los valores judeocristianos y la familia”. La organización fue fundada en 1996 por el abogado André Bonnet, que militó hasta hace unos años junto al político ultraderechista Bruno Mégret. Promouvoir ya consiguió en diciembre retirar la autorización de distribución a la película La vida de Adèle, que el Ministerio de Cultura francés calificó en un primer momento como no apta a menores de 12 años.

Durante el verano, Bonnet logró que la justicia prohibiera a los menores Love, la última película de Gaspar Noé, que contenía escenas de sexo no simulado. En los últimos años, la asociación ha emprendido acciones judiciales contra otras películas, como Saw 3D o Nymphomaniac, hasta lograr que la justicia le diera la razón y forzara su prohibición a los menores de 18 años.

Al frente de Promouoir, Bonnet libra una guerra sin cuartel contra los directores “sin escrúpulos” que aspiran a “reintroducir la pornografía en los circuitos para el gran público”, según ha declarado al portal Allociné. El abogado culpa a determinados cineastas de “participar en la destrucción de las estructuras sociales y familiares en nombre del libertarismo”. En 2013, durante las manifestaciones contra el matrimonio homosexual en Francia, Bonnet participó en un mitin en el que comparó el texto que lo legalizaba con “el ascenso del nazismo y el marxismo-leninismo”.