Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Plaza México ofrece a José Tomás volver a torear el 28 de febrero

La administración del coso contacta con el apoderado del torero en América, Jorge Ávila, para que la gente pueda "verle triunfar"

“Ofrecimos a José Tomás, a su entorno, volver el 28 de febrero para que cumpla con toda la gente. Él no estuvo mal en dos toros, pero la gente quiere verle triunfar. Ahora es su decisión”, fueron las palabras del siempre polémico Rafael Herrerías, empresario de la Plaza México, este lunes durante el programa de López Dóriga, en Radio Fórmula. Jorge Ávila, apoderado de José Tomás en América (en Europa no tiene a una persona designada para desempeñar esa labor), ha confirmado este acercamiento: “Es real, no es algo inventado. La empresa ayer (lunes) nos hizo un ofrecimiento”. En conversación telefónica explica que todavía no hay nada decidido: “Se agradece el interés por que vuelva el maestro. Se lo agradezco a todos los que se interesan, por supuesto”. 

Fermín Rivera es, de momento, el único diestro que se contempla para el hipotético cartel que estaría casi al final de la temporada grande del 70 aniversario, antes de que el ciclo español comience a rodar. 

Los ecos de la corrida del pasado domingo, con la vuelta de José Tomás a la plaza donde se hizo matador, cuyo saldo fue de una oreja, dos percances sin cornada y un cambio de tono del público en el quinto, siguen muy vivos. Herrerías ya comentó en EL PAÍS después del apartado su opinión de José Tomás: “No creo que José Tomás sea el mejor torero del mundo. Hay cuatro mejores: Ponce, Juli, Talavante, Manzanares y más. Hago esto por la fiesta, por la expectación y relevancia, pero no por mí, no me sale rentable”. El empresario considera que José Tomás se protege al torear en festejos muy escogidos, siempre con algún motivo de fondo con el objetivo de convertirlo en una ocasión: “Creo que se deja ver poco para que todos vayan, pero también para que no se vean los defectos”.

En el programa de radio, durante más 10 minutos, subió el tono de la crítica al matador que más expectación despierta poniendo el foco en las condiciones de su contratación, no tanto en el caché, cifra desconocida y que varios medios locales han estimado en un millón de dólares: “En su contrato viene que tiene que traer cinco personas, dos cámaras personales, invitados, equipo de trabajo y un médico… Pidió 300 boletos y yo creo que no tiene ni tres amigos. ¿Para quiénes son?”. “Por dinero quizá no es el más caro -responde el gestor a la cuestión económica- pero pide tantas cosas que cuestan dinero: publicidad, traer a su doctor… Si sumas todo, sí es el más caro. De hecho, teniendo la plaza toda vendida es impresionante que te cueste dinero el festejo. Esto no lo hicimos por negocio, sino por la Fiesta”, continuó el que fuera sombra de Manolo Martínez, el gran ídolo de México en los 70.

Uno de los detalles más criticados de la corrida del domingo fue que José Tomás no brindase ningún toro al público. Un hecho que se suele interpretar como signo de buena voluntad del torero y ganas de agradar, pero que rara vez practica José Tomás, poco dado a la comunicación con el público y más centrado en su relación con el toro para llegar al tendido a través de la misma.

En las últimas semanas se ha especulado con que Herrerías pierda la gestión de la plaza y los dueños del coso estén escuchando ofertas para la próxima temporada y ya le han pedido el doble del canon actual, 40 millones pesos (poco más de dos millones de dólares). El taurino dio detalles sobre los costes que conlleva el mayor coso del mundo. 800.000 pesos (43.200 dólares) solo por abrir la plaza para un evento.

Más información