Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Chencho Fernández, que estuvo aquí

Este forajido del rock sevillano marca un nuevo inicio con su primer disco en solitario

La de Chencho Fernández (Sevilla, 1972) es la historia de un corredor de fondo. La de un debutante pasados los 40, después de muchas vidas en el rock y cuyo primer disco en solitario editado, Dadá estuvo aquí, no es en realidad más que un nuevo inicio.

“Cuando pongo en perspectiva mi trayectoria hay una sensación de estar debutando continuamente”, reflexiona Fernández. Una trayectoria que comenzó en los Sick Buzos, grupo del indie sevillano de la segunda mitad de los 90 de un solo disco, Introducción en blanco y negro (Ovni Records, 1997). “Los Buzos fueron una escuela musical y vital”, recuerda este músico. “Nos entregábamos con bastante asiduidad al caos, pero de ahí sacábamos rédito artístico”.

Tras su paso por esta formación y algún intento de organizar otras, Chencho Fernández grabó su primer disco en solitario en 2006, Nuevo Debut, que no tuvo distribución y, por lo tanto, casi no obtuvo difusión. Después, vendrían unos años en los que casi tuvo que abandonar la música y se dedicó a otros asuntos hasta que por fin, en 2014, volvió al estudio a preparar un nuevo inicio.

“En mi trayectoria hay algo que se renueva siempre. Este disco es como si se acabase de crear todo otra vez”, insiste Fernández. Producido por Jordi Gil (otro referente del indie sevilano de los 90), Dadá estuvo aquí ha tenido dos vidas: la primera que le proporcionó la edición de la veterana sala de conciertos sevillana Fun Club y la segunda de la reedición, un año después, de DRO (división de Warner). “El disco se realizó sin ningún tipo de conocimiento de qué iba a ser de él”, explica. “Nos metimos en el proceso sin ninguna garantía de que fuera a prosperar. En medio del proceso aparecieron los regentes del Fun Club y dijeron que querían sacarlo, como actividad paralela de la sala. Entonces empezó a moverse, llegó a ciertos oídos, y dimos con una persona que estaba buscando músicos y este disco le gustó lo suficiente, lo movió dentro de la industria y así fue como dimos con Warner”.

Dadá estuvo aquí es un disco de rock clásico, de sonido universal, con letras cuidadas que componen una colección de historias personales en torno a los grandes temas, como el amor o el paso del tiempo, salpicadas con referencias sevillanas. “Sevilla está muy presente, está subyacente porque es mi contexto”, reflexiona Fernández. “Es verdad que cada lugar tiene unas peculiaridades que influyen en la música. Mi disco transcurre aquí, pero puede entenderse en cualquier lado, espero”.

El título, que también da nombre a una de las canciones, hace referencia a una sala de conciertos hoy ya desaparecida, y al reconocimiento de las experiencias vividas en ese espacio en aquel momento. “Estuve antes aquí, aún está mi firma a la navaja”, dice la canción. Chencho lo explica así: “Es una mirada atrás carente de nostalgia, pero sí de constatación, de reconocer lo que ya he vivido en la música”. Esa misma reflexión sobrevuela otras canciones, y constituye, en buena medida, el espíritu de este trabajo: “El rock and roll es básicamente eso, es decir que estoy vivo, que el mundo es peligroso, pero también es una fiesta. Es ruptura, y también es hedonismo. Y algo de todo esto también hay en el disco”.

Lou Reed, Serge Gainsbourg o la primera etapa de Burning son algunas de las referencias que menciona en su manera de entender la composición y las canciones. Y sobre todos los demás, Bob Dylan. “He ido descubriendo muy poco a poco sus discos, que me han acompañado, me han dado esa sensación de que pase lo que pase no estoy solo”, indica Fernández quien, además, ha adaptado muchas de sus canciones al español. “Es el único artista al que estaría dispuesto a hacer un tributo. De hecho, en algún momento me gustaría hacer un disco con las adaptaciones que he ido haciendo”.

De momento se trata de un proyecto sin fecha. Ahora, Fernández está inmerso en los conciertos de Dadá estuvo aquí, mientras prepara ya el nuevo material para un segundo disco con Warner, en el que trabajarán el mismo productor y los mismos músicos y en el que proyecta recuperar algunas canciones de su grupo de origen, Sick Buzos, con el que también tiene entre manos volver a los escenarios. “No sé bien lo que saldrá, porque estamos en el proceso”, aclara.