Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Sindicato de Actores le da una lección a los Oscar

Premiados actores negros como Uzo Aduba, Viola Davis, Idris Elba o Queen Latifah

Idris Elba sujeta los premios recibidos en la ceremonia. MIKE BLAKE REUTERS Foto: MIKE BLAKE REUTERS / VÍDEO: ATLAS

Mientras la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas busca soluciones a las críticas y el boicot que ha levantado la falta de diversidad entre sus candidatos, la entrega de los premios del Sindicato de Actores (SAG) no pudo ser más plural. Si los Oscar son muy blancos, los actores, como se llama el galardón de esta asociación, fueron muy negros. Una bofetada sin mano del Sindicato de Actores que en la primera hora de su ceremonia premió a todos los candidatos negros que estaban nominados: Uzo Aduba como mejor actriz de reparto en Orange Is The New Black; Viola Davis como mejor actriz en Como defender un asesino; Queen Latifah como mejor intérprete en una miniserie con Betsie. Algunos, como Idris Elba, se los llevaron a pares, por su brillante trabajo en la serie Luther y como mejor actor secundario en ese papel olvidado por los académicos que interpreta en Beasts of No Nation. “Señoras y caballeros: Bienvenidos a la diversidad en la televisión”, subrayó el actor británico cuando presentó el clip de su película en la ceremonia celebrada la noche del sábado en Los Angeles.

Por supuesto que la mayor ovación de la velada se la llevó Leonardo DiCaprio al conseguir la estatuilla a mejor actor por su trabajo en El renacido, dando así un paso más cerca del Oscar que todos dan como suyo. Y premio a la mejor actriz fue para el nuevo rostro de Hollywood, Brie Larson, por La habitación. Ambos repitieron así las victorias que hace unas semanas otorgaba la Asociación de la Prensa Extranjera y sus Globos de Oro. El premio al mejor reparto, el equivalente a mejor película, se lo llevó Spotlight, película donde la diversidad brilla por su ausencia y cuya victoria pone aún más en entredicho quien se alzará dentro de un mes con el Oscar.

Pero si algo dejaron claro estos galardones es que los actores quieren una mayor diversidad en la industria. Toda una ironía cuando las tan criticadas nominaciones al Oscar fueron decididas única y exclusivamente por actores, la rama más numerosa de la Academia con más de la mitad de los más de 6.000 miembros que componen esta organización. Solo ellos pueden escoger los candidatos al Oscar a mejor interpretación. Y todos ellos son miembros del Sindicato de Actores. Pero con cerca de 120.000 actores en sus filas, en el SAG dos comités de 2.200 miembros elegidos de forma aleatoria se encargan de escoger a los ganadores de sus premios, un grupo de votantes que no necesariamente tiene que coincidir con aquellos que participaron en la nominación de los Oscar.

Con galardones tanto en el campo del cine como de la televisión, Alicia Vikander se llevó la estatuilla a mejor actriz de reparto por su trabajo en La chica danesa donde interpreta a la esposa del primer transexual. Mientras, Jeffrey Tambor en televisión se alzó con el premio como mejor actor de comedia por la fluidez sexual de su personaje en Transparent. “Hablamos de esto cuando hablamos de diversidad”, aseguró la intérprete Laura Prepon desde el escenario del Auditorio Shrine de Los Angeles al recoger el premio al mejor reparto en una comedia para la serie Orange Is The New Black y mostrando a un equipo que incluye diferentes razas, edades y géneros. Eso sí, el premio al mejor drama televisivo fue por tercera vez a la serie más blanca en antena, Downton Abbey.

Los premios del SAG se beneficiaron de la pluralidad televisiva porque en las categorías cinematográficas, a excepción de Elba, las opciones eran casi tan blancas como las de la Academia. Claro que a mejor reparto competían tanto Straight Outta Compton como Beasts of No Nation, dos de las ausencias más lamentadas en los Oscar. Sin embargo la ausencia de este último título y su presencia en los SAG es una muestra más del enquilosamiento que existe entre la membresía de la Academia. El brutal filme sobre la guerra en un país no determinado en Africa está producido y distribuido por Netflix, la plataforma digital detrás de la nueva revolución mediática que todavía muchos en Hollywood se niegan a considerar cine. No así los actores que gracias a estos nuevos players de Hollywood disfrutan de una edad de oro en televisión y esperan que también en cine. Porque como declaró la actriz Selenis Leyva, de Orange is the New Black, el problema empieza mucho antes de la Academia. “El problema está en los estudios y en los que se encargan del casting. Necesitan abrir los ojos. Estamos viviendo en un mundo nuevo”, resumió.