Revisión de Agustín Parejo School o los artistas anónimos de los ochenta

El CAAC inaugura una retrospectiva del colectivo malagueño con un centenar de documentos que recuerdan su actitud crítica y humorística con la política de la época

ver fotogalería

Críticos, satíricos, cómicos, provocativos y anónimos. El colectivo de artistas Agustín Parejo School tomó las calles de Málaga de 1981 a 1994 para cuestionar la estética y lo institucional de esa época desde lo local hasta lo global. El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) retoma esos discursos 30 años después con una retrospectiva de sus obras en más de 100 piezas entre pinturas, vídeos, collages, objetos y fotografías. "El artista profesional intenta cambiar el arte para que no cambie la vida, Agustín Parejo School entra en lo real para cambiar la vida", comenta el comisario de la exposición, Jesús Alcaide, como un resumen de la ideología del colectivo.

No hubo fecha de creación del grupo, ni documento de disolución, ni una nómina de artistas. Era un movimiento fluctuante, sin rostro ni nombres pero con una identidad marcada. "Era una especie de constelación de proyectos que buscaban distintos lenguajes en un arte no basado en hitos, ni grandes genios, ni obras maestras", destaca Rogelio López Cuenca, artista que formaba parte de este movimiento. "Era como alguien que pasaba por allí, que colaboraba en distintos grados", apunta.

El desafío de esta exposición se ha basado en trasladar a un centro expositivo obras cuya creación no era en su origen ser expuesta. "Se ha evitado en todo momento convertir en fetiche lo que no lo era. Necesitábamos recuperar esa memoria pero no meterlo debajo de una urna", comenta Alcaide, que destaca que ha organizado la exposición de forma temática en lugar de cronológica. "Se desarrollan distintos lenguajes que se adelantaron a modelos actuales. Se analiza la Unión Soviética, la visión del Sur, las autonomías, o el proyecto Sin Larios", matiza Alcaide.

Una banderola con los colores del Betis y otra con los del Málaga con una ilustración de una hoz y un martillo, un vídeo de protestas por el derecho a la vivienda en los años ochenta, recortes de prensa con Felipe González y ETA en sus páginas o la serie Sábana Santa del Museo Nacional de Arte Reina Sofía son algunas de las piezas que conforman esta exposición, que se inaugura este viernes 29 a las 20.00 y podrá visitarse hasta el 22 de mayo. "La historiografía de la década de los ochenta se ha escrito con la pintura, pero esta exposición recoge otros formatos en los que la gente joven se va a ver reflejada", concluye el comisario. 

El director del CAAC, Juan Antonio Álvarez Reyes, ha explicado que esta exposición, que forma parte de la Sesión Mal de Archivo, se previó en una primera instancia como una muestra de pequeño formato. "Pero fueron surgiendo obras y documentos que han forjado una exposición más grande", explica Álvarez, quien avanza que se está trabajando en una futura publicación de esta temática "para recuperar las huellas que ha borrado el tiempo", apunta.

Más información