Ai Weiwei cierra sus muestras en Dinamarca en apoyo a los refugiados

El artista y activista chino protesta contra la decisión del gobierno danés de confiscar los bienes a los solicitantes de asilo

La polémica restricción de derechos de los refugiados aprobada ayer martes por el Parlamento danés ha indignado a Ai Weiwei. Para protestar contra la medida el artista chino ha decidido cerrar su exposición Rupturas, que albergaba la Faurschou Foundation de Copenhague, según cuenta en su perfil de Instagram. Poco antes el museo de Aros, al oeste del país, anunciaba que el activista también retira una obra suya expuesta en esa institución.

La reforma aprobada por el Parlamento danés permitirá confiscar dinero y objetos de valor a los solicitantes de asilo para costear su estancia en el país nórdico y limitar el acceso a la reagrupación familiar. "Como resultado de esta lamentable decisión tendré que retirarme de vuestra exposición para expresar mi protesta contra la decisión del Gobierno danés", escribe el artista, que había cedido una obra para la muestra Una nueva dinastía, hecho en China.

En un mensaje en su cuenta en Instagram y difundido por la dirección del museo, Ai Weiwei dice estar "muy sorprendido" por la medida. El artista también comenta en la red social que cuenta con el apoyo del dueño de la Faurschou Foundation en su decisión de clausurar la exposición de la galería de arte. "Jens Faurschou lamenta la decisión del Parlamento danés de situarse en la vanguardia de la política inhumana en la mayor crisis humanitaria en Europa y el Medio Oriente".

No es la primera medida que el artista chino toma para solidarizarse con la situación de los refugiados. A principios de año instaló un taller en la isla griega de Lesbos para llamar la atención sobre la difícil situación de los migrantes. La isla en el mar Egeo ha sido el principal punto de entrada para los más de 800.000 refugiados, muchos de ellos sirios, que llegaron en 2015 a la Unión Europea desde Turquía a través del mar.