Selecciona Edición
Iniciar sesión

Favoritas a los Goya, ignoradas por la taquilla

Los cinco filmes que optan al premio a mejor película solo suponen el 1% de las entradas vendidas el año pasado

Dicen que Truman es la favorita de los Goya. Aseguran que La novia es un espectáculo visual. Y cuentan que A cambio de nada es una brillante ópera prima. Los críticos ya han emitido sus sentencias sobre las candidatas al premio a la mejor película. Los espectadores, en cambio, difícilmente tendrán una opinión al respecto. Básicamente, por aquello de que es mejor no hablar de lo que no se conoce: entre los cinco filmes que optan al cabezón principal —los otros dos son Un día perfecto y Nadie quiere la noche— sumaron en 2015 tan solo 1,1 de los 94 millones de entradas que se vendieron en España, según FAPAE (Confederación de productores audiovisuales).

De ahí que la aplastante mayoría del país encare la gala de los Goya desde la ignorancia, en el sentido literal del término. Gane quien gane el próximo sábado 6, pocos podrán aplaudir o criticar con argumentaciones el reparto de los premios. Además, casi la mitad de las entradas que suman las favoritas procede de Truman, de ahí que haya ejemplos más llamativos: Nadie quiere la noche, de Isabel Coixet, la menos exitosa de las cinco, logró 62.148 espectadores. Dicho de otra forma, habría que reunir a 747 españoles para encontrar a uno que haya visto la película. Pero la cineasta no se preocupa en absoluto. “No estoy obsesionada con la taquilla. Prefiero mis espectadores, gente interesada y que busque entablar un diálogo”, contaba el martes en la cena de los nominados.

Premios y salas no opinan lo mismo

Las cinco películas que compiten por el Goya al mejor filme sumaron 1,1 millón de espectadores en 2015. La más vista fue Truman, que supone casi la mitad del total. 

Los cinco filmes más taquilleros vendieron 10,8 millones de entradas, y cuentan con una nominación: la de Atrapa la bandera, como mejor película de animación.

El cine español logró en 2015 un 19% de cuota de mercado, con unos 17,8 millones de entradas vendidas. De ellas, solo seis de cada cien fueron para las cinco favoritas de los Goya.

Más en general, y limitándose solo al público cinematográfico, apenas una de cada cien entradas vendidas fue para las que la Academia de cine considera las mejores películas nacionales. Si se reduce el ámbito solo al cine español, la situación mejora, aunque no mucho: las favoritas de los Goya suman el 6% del público que lograron los filmes nacionales. ¿Es un problema para la Academia o es irrelevante que éxito comercial y juicio de los expertos no vayan de la mano? “No son premios a la taquilla, eso no importa. Votan los académicos y está bien que no se dejen influir por el mercado”, aseguraba en la misma cena Gracia Querejeta, vicepresidenta de la Academia.

En el fondo, la cuestión también se puede ver al revés: las nominaciones y la gala contribuyen a promocionar y poner los focos sobre películas españolas de calidad que el público haya pasado por alto. Porque lo cierto es que la taquilla ha otorgado sus galardones en dirección opuesta. Las cinco películas españolas más taquilleras del año pasado suman 10,8 millones de espectadores pero solo una candidatura: la de Atrapa la bandera, que opta a mejor filme de animación. Sin embargo, cada uno de estos filmes (los otros son Ocho apellidos catalanes, Regresión, Ahora o nunca y Perdiendo el Norte) logró por sí solo más espectadores que todas las cinco favoritas juntas.

“Hacemos cine para el público, no para la crítica”, defendió a Europa Press Dani Rovira, presentador de la gala y actor de Ocho apellidos catalanes, líder de la taquilla pero ninguneada en los Goya. El intérprete añadió que prefiere un triunfo de taquilla respecto a "15 nominaciones" y pocos espectadores.

Cesc Gay, director de Truman, le resta importancia al asunto. “Siempre es así. Los premios no destacan si una obra ha funcionado en las salas, sino otros aspectos”, aseveraba el cineasta en la cena de nominados. Y varios profesionales del sector subrayan que los Oscar viven una situación parecida. “No es algo únicamente español. En Estados Unidos, las nominadas de este año o del pasado no son las más comerciales”, apunta Ramón Colom, presidente de FAPAE.

Entre las favoritas para los Oscar, solo Marte figura entre los 10 filmes más taquilleros de EE UU de 2015, en datos de la web especializada Box Office Mojo. Y al igual que en España, los cinco filmes con más recaudación tampoco optan al premio a la mejor película. Eso sí, por lo menos suman más candidaturas: Star Wars: el despertar de la Fuerza compite por cinco estatuillas (cuatro técnicas y la banda sonora de John Williams) y Del revés aspira a dos (filme animado y guion original).

Aun así, para Colom en ciertos aspectos la Academia “debería repensar las selecciones. Hay candidatas que se han estrenado técnicamente, a lo mejor solo en un cine, y con eso han conseguido la nominación. Podríamos llegar al extremo de una película que no ha visto nadie que vaya a los Goya para tener carrera comercial”. O más: en la categoría de mejor película europea, está nominada la francesa Mustang. ¿Buena o pésima decisión de los académicos? A saber: no se estrena hasta marzo.

Más información