Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sofía Gandarias, la pintora de las ideas

Deja una obra importante repartida por museos de muchos países

Sofía Gandarias pintaba ideas y como no hay cáncer que supere a las ideas, bien podría decirse que murió con los pinceles en las manos. Era consciente de que sufría una enfermedad grave pero no se le notaba ni en su estado de ánimo, siempre optimista, ni en su capacidad creativa, permanentemente influida por la música. Deja una obra importante repartida por museos de muchos países y una valiosa obra inédita esperando el pleno aprecio y admiración que merece.

Entiendo muy poco de pintura, pero los cuadros y series de Sofía Gandarias siempre me han impresionado por la profundidad del pensamiento y a menudo de la crítica que expresan. Siempre llevaban más al fondo de su impacto estético, que era grande, porque tras las figuras y la combinación de colores se transparentaba algo más impactante. Los amigos le decíamos con frecuencia que su principal mérito era la reflexión filosófica –y a veces política– puesta en un lienzo.

Tanto su nombre como su obra quizás fuesen más conocidos en otros países que en España, aunque en España estaba considerada como un valor en alza y sus exposiciones eran muy valoradas. Trabajaba a destajo, como si detrás estuviese un capataz implacable controlándole la producción. A menudo se le amontonaban las iniciativas, que eran muchas y normalmente vinculadas a la actualidad, desde los escándalos de corrupción hasta las desigualdades sociales pasando por los gestos de hipocresía de algunas figuras públicas.

Su cultura era notable y también lo refleja su obra en la que a veces recreaba pasajes inolvidables de los clásicos y particularmente de los poetas, con Neruda a la cabeza. Sofía Gandarias había nacido en Guernica y siempre se mostró orgullosa de su condición vasca. Era licenciada en Bellas Artes y acumulaba varios premios y condecoraciones, como la Legión de Honor francesa. Además de la pintura, amaba la música y era, junto a su marido, Enrique Barón –exministro y expresidente del Parlamento Europeo- el alma de la Fundación Yehudi Menuhin. También era miembro del patronato de la Opera de Verona (Italia).