La ‘choledad’ del inmigrante

La reinterpretación del clásico vals ‘Cholo soy’ muestra el éxito de los migrantes emprendedores peruanos

Desde 1973, el vals Cholo soy y no me compadezcas ha sido una especie de himno de los migrantes andinos en las ciudades de Perú, una canción melancólica que este año ha sido adaptada y reescrita para un spot publicitario que promueve la choledad con tono asertivo, gracias a la voz de Ruby Palomino, una intérprete joven y popular nacida en Huancayo (sierra central). El anuncio, a contracorriente de la publicidad peruana, se compone de rostros de migrantes y sus descendientes que han logrado éxito en su trabajo.

Los parámetros occidentales de belleza predominan en la publicidad de un país cuya sociedad es discriminadora. Sin embargo, la campaña reivindica la palabra cholo (mestizo) y ha tenido gran acogida: en dos días fue vista 303.000 veces en Facebook y recibió cientos de comentarios positivos en el muro de Mibanco, entidad de microcréditos.

La reinterpretación de Cholo soy invita a pedir un préstamo para la campaña escolar, y muestra a emprendedores: un exvendedor ambulante de helados, migrante de Huancayo a Lima, que abrió su escuela de surf en la playa donde trabajaba; un artista plástico que pinta visiones de ayahuasca (una planta sagrada usada por chamanes); un padre e hija que diseñan y bordan polleras para las cantantes más famosas de folclore andino; un pescador que llegó a tener una flota de bolicheras; y un joven diseñador de moda que incorpora elementos prehispánicos en sus colecciones.

“Desde el relanzamiento de Mibanco en abril pasado, nuestra comunicación busca reconocer el coraje y perseverancia de los emprendedores que quieren salir adelante, y demostrar con casos reales que pueden lograr lo que se proponen”, explica Ana María Zegarra, gerente general adjunta de la entidad. “El empresario de la micro y pequeña empresa ya no es el mismo que el de hace 20 años, cuando se asociaba su crecimiento con sacrificio y sufrimiento. El emprendedor de hoy trabaja para salir adelante y goza el fruto de su esfuerzo”, agrega.

La cantante de la nueva versión del vals de Luis Abanto Morales —que adaptó un poema gauchesco argentino en los años setenta— fue ganadora del reality La Voz Perú en 2014, pero su historia se presta para que otros se identifiquen con su trayectoria. “Mi serranía la llevo dentro y afuera, en mi forma de hablar, de pensar y de sentir. Y esa es la Chola que soy ahora, que extraña terriblemente su casa y su tierra, pero que también disfruta de lo lindo y nuevo que está viviendo”, comentó en Facebook recientemente.

El diseñador Daniel Escajadillo, uno de los personajes del spot, afirma que la canción, “tan emotiva, refleja bastante el espíritu emprendedor. Me identifico totalmente con el cholo soy. Algunos me dicen cholo power”.