Los Oscar prometen “grandes cambios” ante las críticas por racismo

La Academia revisará el método con el que recluta a sus miembros

El diluvio de acusaciones de racismo no para. De hecho, cada día llueve más indignación sobre la Academia de Hollywood, desde que el jueves no nominara a los Oscar a ningún intérprete negro. Llueve, además, sobre mojado, ya que el año pasado el organismo siguió el mismo camino: 20 actores candidatos, todos ellos blancos. Tras las polémicas feroces, el anuncio del boicot a la gala de Spike Lee, ganador del Oscar honorífico, de la actriz Jada Pinkett Smith, y de las bromas incluso del presentador, el afroamericano Chris Rock (quien sugirió en Twitter que tendrá que pintarse de blanco para la ceremonia), la Academia emitió la noche del lunes un comunicado prometiendo “grandes cambios” para lograr nominaciones más inclusivas. Entre tanto, el documentalista Michael Moore se ha sumado al boicot, mientras George Clooney ha acusado a los premios de "moverse en la dirección equivocada".

“Mientras celebramos los logros de los candidatos de este año, me encuentro frustrada y con el corazón partido ante la falta de inclusión”, arranca la presidenta, la afroamericana Cheryl Boone Isaacs. “La Academia está dando pasos enormes para modificar la composición de sus exponentes. En los próximos días y semanas revisaremos el método de reclutamiento de nuestros miembros para generar más diversidad de cara a 2016 y más allá”, agrega.

Boone Isaacs hace hincapié, eso sí, en los avances que, a su modo de ver, ya se han producido en los últimos cuatro años. La presidenta asumió el cargo en 2013 —cuando el 94% de los académicos era blanco y el 77% hombre, con una edad media de 62 años, según un estudio de Los Angeles Times— y ha intentado cambiar la monolítica estructura del organismo. Sin embargo, Boone Isaacs reconoce: “El cambio no se está produciendo con la velocidad que querríamos. Tenemos que hacer más, mejor y más rápido. El mandato para 2016 es la inclusión en todas sus facetas: género, raza, etnia y orientación sexual”.

De hecho, las candidaturas a los Oscar también han sido atacadas a menudo por ignorar a las mujeres: tan solo cuatro creadoras han optado al premio a la mejor dirección en la historia y solo una, Kathryn Bigelow, lo obtuvo.

La Academia del cine de Hollywood cuenta con unos 6.000 miembros con derecho a voto. Para entrar, la invitación del propio organismo es necesaria pero no suficiente: también se precisan dos avales dentro de la Academia así como lucir una filmografía relevante o ser considerado una persona de valor extraordinario.

En 2015, el organismo envió 322 nuevas invitaciones: entre otros, ingresó David Oyelowo, actor de color que interpretó a Martin Luther King Jr. en la película de 2014 Selma. El mismo lunes, en una gala organizada por la Academia, Oyelowo estalló: “Perder 20 oportunidades para celebrar actores y actrices de color un año es una cosa. Que ocurra de nuevo ya es imperdonable”.

Más información