Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Michel Tournier, grande de las letras francesas, muere a los 91 años

Con su segunda novela, ‘El Rey de los Alisos’, ganó el Premio Goncourt en 1970

El escritor Michel Tournier ha fallecido este lunes a los 91 años en Choisel, en la periferia sur de París, donde vivía retirado en un antiguo presbiterio desde hacía más de dos décadas. Figura semiolvidada en la literatura contemporánea, Tournier encarnó en un tiempo no muy lejano al gran escritor por antonomasia de las letras de su país. Hasta no hace muchos años, los cursos de francés para extranjeros en la Sorbona empezaban con un dictado de un texto de Marguerite Duras, seguido de otro de Tournier, como un rito de entrada a la gran literatura de la última mitad de siglo. Hombre de mirada fría y lengua punzante, hijo de germanistas y alumno mediocre a lo largo de su estricta educación en instituciones católicas, Tournier estudió Filosofía en la gran universidad parisina, antes de dedicarse a la traducción de textos no literarios. Llegó a la novela de forma tardía. No debutó en la ficción hasta 1967, cuando publicó Viernes o los limbos del Pacífico a los 42 años. El éxito fue inmediato. No tardó en revalidarlo con su segunda novela, El Rey de los Alisos,que vendió cuatro millones de ejemplares y ganó en 1970 el Premio Goncourt, del que luego sería jurado hasta 2010.

Mitos masculinos

Gran admirador de Flaubert, de Sartre —a quien consideraba “un padre espiritual”— y de la tradición alemana, dedicó gran parte de su trayectoria a reinterpretar grandes mitos masculinos, desde Moisés hasta Robinson Crusoe y Barba Azul, con un estilo solemne y culto, pero salpicado de ironía grotesca. Su obra fue breve: solo nueve novelas, además de seis antologías de narrativa breve y dos decenas de ensayos. Crecido en la periferia burguesa de París, regresó a la capital francesa tras estudiar en Tübingen. Intimó entonces con el círculo intelectual formado por el filósofo Gilles Deleuze o el músico Pierre Boulez. Y, más tarde, con el fotógrafo Lucien Clergue, con el que creó los Encuentros Fotográficos de Arlés en 1968, primer festival consagrado a esta disciplina artística. Tournier fue un eterno candidato al Nobel, pero se vio perjudicado por las polémicas en las que se enzarzó desde los primeros ochenta. Presencia habitual en los medios, afirmó en una explosiva entrevista en Newsweek en 1989 que “los abortistas [eran] los hijos y nietos de los monstruos de Auschwitz”. La polémica se renovó cuando comparó el Holocausto con la Inmaculada Concepción. “Negarlos se ha convertido en una blasfemia”, dijo en 1996. “Francia es un montón de mierda de vaca y los hombres políticos, se llamen Rocard, Giscard o Mitterrand, son solo moscas que circulan sobre su costra. Nunca van al interior para saber qué sucede allí”, sostuvo otra vez. Llevaba años debilitado y aborreciendo el estado en el que le había dejado la vejez. “No me voy a suicidar, pero ya he vivido demasiado. Sufro por la vejez, porque no puedo hacer nada y ya no viajo. Me aburro”, aseguró en una de sus últimas entrevistas, en 2010.