La Tate Modern nombra a su primera mujer directora

Frances Morris se convertirá este año en la primera británica al frente del museo de arte contemporáneo más visitado del mundo

Frances Morris será la nueva directora de la Tate Modern, la cuarta en la historia del museo de arte contemporáneo más visitado del mundo, según ha confirmado el centro londinense a EL PAÍS. Morris asumirá su nuevo puesto “antes del final de este año”, según la Tate, y se convertirá en la primera mujer directora del museo. Será también la primera ciudadana británica al frente de la institución, por la que han pasado hasta la fecha tres directores: el sueco Lars Nittve, el español Vicente Todolí, que la capitaneó entre 2003 y 2010, y el actual, el belga Chris Dercon.

En la actualidad Morris es directora de colecciones de arte internacional, y seguirá en ese puesto hasta que tome el relevo de Dercon, que dejará el museo para dirigir el teatro experimental de Berlín Volksbühne en 2017. Con el anuncio de la partida de Dercon el pasado mes de abril, el director del grupo Tate, Nicholas Serota, perdía a sus dos lugartenientes en apenas dos meses: en marzo se anunció que Penelope Curtis, directora de la Tate Britain, dejaría su cargo para incorporarse al Calouste Gulbenkian de Lisboa.

Con la designación de Morris, la Tate apuesta por una persona muy respetada en el mundo del arte y que conoce bien el funcionamiento del grupo de museos, de titularidad pública, que incluye la Tate Modern y la Tate Britain, ambas en Londres, además de otras sedes en Liverpool y St Ives. Morris empezó a trabajar en la Tate como comisaria en 1987, y se incorporó a la Tate Modern, la antigua central eléctrica a orillas del Támesis convertida en museo por los arquitectos Herzog & de Meuron, desde que se inauguró en el año 2000.

La nueva directora, según ha reconocido el propio museo, ha sido clave en el desarrollo del alcance internacional del museo y ha impulsado la presencia de mujeres artistas. Ha estado detrás de grandes exposiciones como la retrospectiva dedicada a Louise Bourgeois en 2007 o la exposición de Agnes Martin el año pasado.

Morris, licenciada en Historia del Arte por Cambridge, asumirá la dirección en un momento crucial para el museo, que recibe una media de cinco millones de visitantes al año: el próximo mes de junio está prevista la inauguración de una ampiación del museo, que ha costado 260 millones de libras y que dotará a la Tate Modern de un 60% más de espacio expositivo.

El relevo en la Tate Modern se suma al de otros dos de los de los grandes museos londinenses, que también cambiaron de director recientmente. La National Gallery nombró al italiano Gabriele Finaldi, procedente de El Prado, y el Museo Británico eligió al alemán Hartwig Fischer.

Más información