Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Remordimientos sin subtítulos

'Magallanes', nominada en los Goya, aborda las huellas que ha dejado en Perú el conflicto con Sendero Luminoso

Damián Alcázar (Jiquilpan, 1953) se gana la vida metiéndose en la piel de otros. Uno de los actores más reconocidos de México piensa en la violencia que ha golpeado a su país en los últimos años. “No sé qué pasaría si yo fuera padre de un muchacho asesinado por el Ejército”, reflexiona con un vaso de mezcal frente a él. “El resentimiento sería terrible, creo que no podría perdonar fácilmente”, concluye. La idea ha corrido como un torrente dentro de él al pensar en el papel que protagonizó en Magallanes, un militar que siente remordimientos por los excesos que cometió en el pasado. La película peruana aspira a Mejor película Iberoamericana en los Goya, que se entregarán el 6 de febrero en Madrid.

La ópera prima de Salvador del Solar, estrenada en Perú en 2015, relata lo que ocurre a Celina (Magaly Solier), una mujer pobre e indígena que se encuentra por azar con Magallanes (Alcázar), un taxista y exmilitar que conoció en su adolescencia, cuando fue secuestrada y abusada sexualmente en los años en que el Ejército combatió a los terroristas de Sendero Luminoso en Ayacucho. La película, sin héroes ni villanos, propone repensar la violencia que ha golpeado a los países latinoamericanos durante años.

“No hacemos un esfuerzo por entender en qué contexto actúa la gente”, explica del Solar en Lima. El director, que produjo y escribió el guion a partir de una historia de Alonso Cueto, ganó el Festival de Huelva, cree que su visión sobre el conflicto es la principal característica de Magallanes. “El personaje no es un hijo de puta. Hizo algo terrible, pero fue sometido también a una experiencia terrible al ir a pelear a Ayacucho”.

“Creo que Salvador propone un encuentro entre víctimas y victimarios que buscan la redención y el perdón”, dice Alcázar. El actor mexicano supo que formaría parte del debut de Del Solar tras la cámara en cuanto leyó el guion. Ambos se conocieron hace varios años en el Festival de Lima. El peruano había visto al mexicano en Bajo California: el límite del tiempo. Y a Alcázar le había impresionado la actuación de del Solar como el capitán Pantoja en Pantaleón y las visitadoras.

Del Solar ha mostrado en su primera película mucho pulso para dirigir actores. Una de las escenas más potentes de Magallanes es el monólogo en quechua que hace Magaly Solier frente a los familiares de un coronel. El director decidió que la escena no tuviera subtítulos al castellano. “La única concesión que hicimos a los programadores de los festivales, incluido el de San Sebastián, es incluir una nota que decía que estaba hablando en quechua, para que no se desorientaran”, explica del Solar. “Subtitular para un público de cualquier idioma hubiera traicionado la escena porque entender los privaría de la experiencia de la incomunicación”, afirma el realizador. Del Solar cree que traducir el diálogo hubiera sido ofrecer un puente que “los peruanos no han construido”. La escena tuvo un efecto viral entre los espectadores. Una traducción que hizo la fundación BBVA del discurso fue compartida cientos de veces en las redes sociales.

Magallanes es también un ejemplo del gran momento que vive el cine latinoamericano. A pesar de que la película habla de las secuelas que dejó la violencia de Sendero Luminoso en el Perú, su historia puede abonar al diálogo en otros países de la región. “Algo nos une: la ideología católica, la pesadilla de nuestros políticos corruptos y la impunidad. La bota militar, aunque México no la ha sufrido como Chile, Argentina, Paraguay… Somos parecidos, pero diferentes”, dice Alcázar.

Damián dice sentirse más latinoamericano que mexicano. Su carrera cinematográfica respalda la afirmación. A pesar de tener presencia en México en varias películas, ha salido a rodar en todo el continente desde 2004. Tiene invitaciones para rodar en Colombia, donde ha hecho cuatro cintas. También ha filmado en Bolivia, Costa Rica, Argentina y Ecuador. Este año, las audiencias lo verán en la segunda temporada de Narcos, la exitosa serie de Netflix.

Magallanes ha tenido un gran éxito entre los festivales españoles. El proyecto nació en 2009 con una beca de la Fundación Carolina para que Del Solar escribiera el guion. En 2014 ganó la sección cine en construcción de San Sebastián. La incipiente carrera de Del Solar como director puede tomar mucho impulso si el próximo 6 de febrero la Academia le otorga el Goya a mejor película Iberoamericana.

Más información