Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
GALERÍAS DE ARTE

El Martirio, según Greta Alfaro

Aterrizamos en un espacio singular, dotado de una atmósfera insólita. Se trata de la valenciana Galería Rosa Santos

Continuamos el recorrido por las galerías de arte contemporáneo de nuestro país y aterrizamos en un espacio singular, dotado de una atmósfera insólita. Se trata de la Galería Rosa Santos, ubicada en el Barrio del Carmen de Valencia, uno de los núcleos urbanos que ha propiciado el resurgimiento de la capital del Turia como epicentro artístico.

La Galería Rosa Santos se inauguró en octubre de 2006 con una instalación del artista Valcárcel Medina. El edificio rehabilitado del que Santos ha querido mantener su estructura original, se compone dos salas, una oficina, un almacén y una escalera estrecha y vertiginosa que actúa como espacio en el que los artistas pueden intervenir para sus exposiciones. El programa de la galería apuesta fundamentalmente por el arte visual contemporáneo, mostrando especial interés por las últimas tendencias en pintura, escultura o dibujo, así como en fotografía, vídeo e instalación.

La exposición actual se titula El cataclismo nos alcanzará impávidos, una adaptación del verso de Horacio “impavidum ferient ruinae”. Esta muestra se asienta en un trípode artístico compuesto por fotografías de naturalezas muertas, una instalación con teléfonos móviles y la proyección -elemento central de la exposición- de un vídeo de treinta minutos, realizado por la artista pamplonesa Greta Alfaro durante su estancia en la Academia de España en Roma. Su beca de investigación giraba en torno a la iconografía del martirio. Y ciertamente, este elemento medular de la doctrina martirial de la Contrarreforma es abordado desde distintas disciplinas e influencias teóricas que van desde Bataille al Marqués de Sade, pasando por Habermas.

La tradición holandesa del bodegón y toda su simbología (las velas que se consumen como fugacidad del tiempo o el limón pelado como metáfora de la amargura de la existencia) está en el centro de la obra. Un bodegón barroco profanado por un deseo frenético es la reflexión de Alfaro acerca de cómo la acción humana actúa sobre la naturaleza.

Tal y como postula el título de esta exposición, la artista medita a propósito de la apología del gesto indiferente -impávido- ante el sacrificio -el martirio-. Todo ello a través del discurso de la imagen pobre como testimonio del cataclismo. No en vano, el vídeo de Alfaro ha sido grabado, editado, transmitido e incluso exhibido a través de dispositivos móviles. No cabe duda que el suceso que Alfaro convoca en su vídeo es desconcertante y comprometido, violento y extraño, ¿pero acaso lo es menos el mundo que habitamos?.

La exposición El cataclismo nos alcanzará impávidos de Greta Alfaro puede verse en la Galería Rosa Santos (C/ Bolsería, 21, Valencia) hasta el próximo 15 de enero.