Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bowie les puso el nombre

Grupos como Simple minds, Diamond Dogs o The Kooks deben su nombre a la influencia del mito británico

La banda Diamond Dogs.
La banda Diamond Dogs.

La inesperada desaparición de David Bowie ha dejado desolado al mundo de la música en todos sus ámbitos. Figura imprescindible y única, su legado permanecerá siempre entre nosotros no solo en lo referente a sus canciones y su influencia en la cultura en general, sino también por haber servido de inspiración para numerosos artistas a la hora de escoger nombre. He aquí un pequeño muestrario de algunos de los más significativos.

DIAMOND DOGS

En abril de 1974, Bowie publicaba su octavo álbum de estudio. Estaba originalmente inspirado por 1984, el clásico de George Orwell, y llevó por título Diamond Dogs. Ya desde la portada, el álbum desbordaba su presente y se presentaba como un artefacto futurista con un pie todavía en Ziggy Stardust. Aunque ya no estaban ni Mick Ronson ni sus Spiders From Mars, en el disco sí hay todavía destellos de rock and roll sexy y glamouroso como Diamond Dogs, una canción que bien podría haber formado parte del repertorio de The Rolling Stones. Y precisamente al rock de corte stoniano es a lo que se dedican The Diamond Sogs, banda sueca en la que encontramos a miembros de The Hellacopters y que desde 1992 se dedica a predicar el r’n’r por los escenarios de todo el mundo en homenaje a esta gran canción de David Bowie.

‘TIL TUESDAY

Love you till tuesday fue una de las canciones incluidas en el debut discográfico de David Bowie, editado en junio de 1967. Un mes después de aquel lanzamiento se publicaba de nuevo, ahora en formato single y en una nueva versión con arreglos de cuerda. La intención de Deram, su compañía discográfica hasta entonces, era colocarla en el las listas de éxitos, pero no lo lograron. El resultado del traspié fue que el artista abandonó la compañía. Un par de años más tarde, Bowie utilizaría de nuevo el mismo título para una pequeña película promocional logrando otra vez un muy moderado éxito. La suerte tampoco quiso estar del lado de ‘Til Tuesday, el grupo bostoniano de new wave que debía su nombre a aquella canción. De existencia efímera, ‘Til Tuesday lograron su mayor éxito con la canción Love in a vacuum, incluida en su debut de 1984, y en 1989 decían adiós estando en su mejor momento creativo. Por el camino dejaron tres discos de calidad ascendente que merecen ser reivindicados y redescubiertos.

SIMPLE MINDS

El personaje protagonista de la canción The Jean Genie estaba inspirado en Iggy Pop, y el título alude al autor francés Jean Genet. Pero en 1977, tres años después de haberse editado por primera vez, lo que más había impresionado a un joven músico escocés llamado Jim Kerr no habían sido esos nombres, sino un juego de palabras casi escondido hacia la mitad de dicha canción. “He’s so simple-minded”, canta Bowie en el primer verso de la tercera estrofa, y sería la inspiración definitiva para que Kerr y sus compañeros bautizaran a su recién estrenado grupo como Simple Minds. El resto, como se suele decir, es historia. Una historia que desde aquel 1977 y después de haber vendido más de sesenta millones de discos en todo el mundo, continúa viva para Simple Minds.

CRASS

Que la influencia de David Bowie trasciende géneros es una obviedad que en el caso del grupo de punk inglés Crass se hace más que evidente. La banda se formó en 1977, en pleno estallido del punk en Inglaterra, y desde sus comienzos dejaron claro que lo suyo no era una actitud impostada o una simple moda pasajera, sino una verdadera apuesta por el anarcopunk como forma de vida. Sin embargo, el origen de su nombre no está en una proclama de Bakunin, sino en una de las composiciones más importantes en la carrera de Bowie, Ziggy Stardust. Uno de los versos de la canción dice “The kids was just crass”, cuya traducción sería “los chicos eran unos groseros”. Quizás la elección fuera tan solo una burla hacia Bowie, por entonces ya una rock star consolidada, pero qué mejor nombre para un grupo punk que Crass/ Grosero.

WARSAW

Las conexiones de David Bowie con el punk no terminan con Crass. Todavía en 1977, un grupo de veinteañeros punks se disponían a actuar junto a Buzzcocks y Penetration sin haber decidido el nombre de su banda. Momentos antes de saltar al escenario uno de ellos propone un nombre, Warsaw, en homenaje a Warszawa, una peculiar canción casi instrumental escrita por Bowie en colaboración con Brian Eno e incluida en el disco lanzado por Bowie aquel año, Low. La propuesta la hizo un jovencísimo cantante llamado Ian Curtis, y poco tiempo después Warsaw volverían a cambiar de nombre para convertirse en Joy Division, la banda más importante y reverenciada del post-punk.

THE KOOKS

En 1971 Bowie fue padre por primera vez. El 30 de mayo nacía su hijo Duncan Zowie Haywood Jones, que hoy en día es director de cine (su película más reconocida hasta la fecha es Moon). El músico escribió para él una preciosa canción que tituló Hooks. Formó parte del repertorio de uno de sus discos fundamentales, Hunky Dory, y treinta y tres años después serviría de inspiración para un joven grupo de Brighton que, añadiéndole el artículo “The”, se convertirían en The Kooks (Los Chiflados, en su traducción literal), una de las sensaciones del Indie-rock inglés de la última década que todavía continúa en la brecha y con mucho que ofrecer.