Selecciona Edición
Iniciar sesión

Tarde sin fortuna de Talavante en la plaza Monumental de Méjico

El triunfador fue el torero local Juan Pablo Sánchez, que cortó dos orejas y salió a hombros

El diestro mexicano Juan Pablo Sánchez cortó ayer dos orejas en la plaza Monumental de México y dejó constancia del sentido del temple, lo que le situó ya entre los triunfadores de la campaña 2015-2016. El español Alejandro Talavante no tuvo fortuna con sus toros, y completó la terna el mexicano Arturo Macías, un tanto desorientado, que estuvo mal con el descabello y escuchó cuatro avisos.

Ante un cuarto de entrada, unos 10.000 espectadores, se lidiaron seis toros de Campo Real, de buena presencia, aunque hubo ligeras protestas en el segundo de la tarde. La corrida cumplió a secas, ya que le faltó raza y fuerza, y se dejaron torear segundo, tercero y cuarto.

Macías, siempre con deseos, anduvo sin rumbo en sus dos faenas. Los toros primero y cuarto ofrecieron destellos, pero el torero no acertó con la espada, especialmente con el descabello. En el primero escuchó dos avisos, y otro par en el cuarto, con división de opiniones en ambos.

Talavante tampoco logró el propósito. En el segundo, se lució con el capote, pero no alcanzó brillo en la faena de muleta. Finalmente, marró con la espada, hasta el punto de que pinchó cinco veces antes de cobrar una estocada, y su labor fue silenciada. No encontró colaboración en el quinto, que carecía de ritmo en su embestida. Escuchó unas tibias palmas tras un pinchazo, estocada y descabello.

El triunfador indiscutible fue Juan Pablo Sánchez. Al tercero lo bregó muy bien con el capote, siempre mostrándole el camino, y su faena fue seria, con firmeza, en la que el temple hizo su aparición. Un trasteo interesante en todos los conceptos. Mató de estocada y paseó una oreja.

Al sexto, nuevamente lo bregó como mandan los cánones, y con la muleta, gracias a su sentido del temple, sacó el partido que no merecía la res. Mató de una estupenda estocada y cortó otra oreja, lo que le permitió salir a hombros por la puerta grande.