OBITUARIO

Muere Silvana Pampanini, diva del cine popular italiano

Icono del cine italiano de postguerra, saltaría a la fama gracias a un concurso de belleza

El nombre de Silvana Pampanini está ligado en el imaginario a aquellas bellezas exuberantes, las célebres maggiorate, que el cine italiano de los años cincuenta proyectó en todo el mundo como exponentes de la mujer mediterránea. Como otras futuras estrellas italianas, Silvana Pampanini (Roma, 1925) realiza su salto a la fama gracias al concurso de belleza Miss Italia. En un país ensombrecido por la postguerra y una gran división ideológica, los concursos de belleza alimentan la fantasía y el entretenimiento. En 1946, en el primer certamen que celebra despúes de la guerra, Silvana Pampanini es coronada Miss Italia tras de las airadas protestas del público ante el veredicto del jurado -formado entre otros por Luchino Visconti, Vittorio de Sica y el pintor futurista Carlos Carrá- que habían elegido previamente a una belleza menos “pletórica”.

La llamada del cine no se hará esperar, convirtiéndose en una de las figuras femeninas más populares del cine de postguerra. El cine italiano conoce una rápida recuperación gracias a una serie de películas, dentro del género popular- de la comedia al melodrama “regional”- que una extensa red de salas parroquiales le permite difundir y hacer llegar hasta el más pequeño pueblo de la península. En este cine de acento popular destacan las comedias de Totó, el cómico que rivaliza en popularidad con los nombres de la constelación de estrellas voluptuosas, Sophia Loren, Gina Lollobrigida, Silvana Mangano o de perfil más aristocrático, Lucia Bosé, que han irrumpido en la postguerra. Las dos “maggiorate”, Silvana Pampanini y una todavía desconocida y secundaria Sophia Loren, coinciden en la pelicula Esclavas blancas (Luigi Comencini, 1952) junto a otra ex miss Italia, la actriz Eleonora Rossi Drago. La prensa señala una relación sentimental entre el cómico napolitano y la Pampanini atribuyéndole a la actriz el origen de la célebre melodía napolitana, “Malafemmena”, escrita por Totó, aunque el propio autor lo negará. Como otras estrellas de la época, su agenda amorosa registra una variedad de nombres, entre otros, William Holden, Tyrone Power, Orson Welles y hasta un destronado rey Farouk que vive su exilio dorado, su "Dolce Vita", en la capital italiana.

A diferencia de otras estrellas italianas de su generación Silvana Pampanini no se deja tentar por los cantos de sirena de Hollywood hasta donde han viajado Sophia Loren, Gina Lollobrigida o una Alida Valli a las órdenes de Hitchcock aunque sin la proyección de las dos primeras. Sin embargo, participa en diversas coproducciones en Francia, España y México. Entre los papeles que confirman su estatus de icono popular destaca su voluptuosa emperatriz Popea en la comedia satírica- parodia del peplum hollywoodense Quo Vadis- Ok, Nerone (Mario Soldati, 1951) y ,sobretodo, Bellezze in bicicletta (Carlos Campogalliani, 1951), modelo de ese cine popular de postguerra y donde Pampanini exhibe sus dotes vocales cantando el tema principal del mismo título que la película y destinada a formar parte de la memoria sentimental de la década.

Silvana Pampanini encadena títulos y películas formando pareja con los galanes emergentes de la época, Marcello Mastroianni, Vittorio Gassman, Walter Chari, Raf Vallone; cómicos como Totó, Renato Rascel o Alberto Sordi o un Vittorio de Sica entre el neorrealismo y las comedias populares. Trabaja a las órdenes de directores como Pietro Germi, Luigi Zampa, Giuseppe de Santis o Dino Risi que le ofrece uno de sus últimos papeles significativos en la comedia Un italiano en la Argentina (1965). A partir de los años sesenta sus apariciones en la televisión son cada vez más abundantes apareciendo en programas de variedades y entretenimiento donde destaca por sus comentarios siempre jugosos. Su rivalidad con Gina Lollobrigida, “eterna oponente”, alimentará los magazines televisivos en muchas de las entrevistas que concede. A raíz del anuncio del matrimonio de Gina Lollobrigida con el empresario catalán Francisco Rigau, Pampanini hace gala de su verbo más mordaz a propósito de la diferencia de edad entre la estrella y su joven amante.

En 1991, publicaba sus memorias Sacandalosamente perbene donde además de recorrer su trayectoria profesional se comparaba con Greta Garbo. El pasado 6 de enero fallecía a los 90 años en el Hospital Policlínico Agostino Gemelli de Roma.