Selecciona Edición
Iniciar sesión

En busca de la perfección entre fogones

El cocinero David Muñoz protagoniza la serie documental de Cuatro ‘El Xef’

"Entiendo lo que es la televisión comercial y por eso no había hecho nada". David Muñoz (o Dabiz Muñoz, como firma el chef de Diverxo) solo puso una condición para protagonizar un programa: no falsear nada. "No quería abandonar la cocina ni repetir cosas para que salieran bien en la cámara", explica Muñoz. Pero lo que le animó definitivamente a abrir su vida a la televisión fue su viaje a Perú con Planeta Calleja. De esa experiencia televisiva surgió la idea de grabar el día a día del cocinero para ver qué salía de ahí. Dos años después el resultado se puede ver en El Xef, un docushow de cuatro entregas que arranca este domingo (21.30) en Cuatro.

"Es un programa muy artesanal. Empezamos improvisando y al final llegamos a los dos años de grabación. Pero podríamos seguir grabando porque no paran de suceder cosas en su vida", cuenta David F. Miralles, director de un espacio que describe como "lo más intenso" que ha hecho en su vida.

Una imagen del programa 'El Xef'.

"Esto no es un programa de cocina", reza la promoción del espacio. Sin embargo, Muñoz asegura que el documental "rezuma gastronomía por los cuatro costados". Lógico en un formato que sigue la vida de alguien que vive por y para la cocina y que, como cuenta en uno de los capítulos, llegó a dormir durante ocho meses en el almacén del primer Diverxo. "Ahora es el primer momento en que entrar por la mañana a la cocina no es un sufrimiento", confiesa ante las cámaras. No todo es de color rosa entre fogones. Su exigencia como chef tampoco pone las cosas fáciles ni a él mismo ni a la gente que le rodea. "De cada cinco personas que entran, se van tres en el primer día", dice un cocinero de su restaurante. Porque no todo el mundo vale para la alta cocina.

Para una persona así, tener a un equipo de televisión pegado a él no es sencillo. "En un primer momento, el acoplamiento fue muy complicado", confesó Muñoz en la presentación del programa ante la prensa. "Siempre hemos dado prioridad a la consecución de nuestros proyectos y no a la cámara. Ellos estaban en un ambiente hostil", explica de una labor que requirió la reducción del equipo de grabación a la mínima expresión, con solo una o dos personas, para no entorpecer su trabajo.

Cada uno de los capítulos, concebidos como pequeñas películas, tienen un hilo conductor. El primero presenta a David Muñoz como persona, su inconformismo, su búsqueda de la perfección y su afán transgresor. En la siguiente entrega la protagonista será su creatividad, para dar paso en un tercer episodio a su forma de enfrentar el mundo de los negocios. Esta primera temporada (la cadena estudiará la posibilidad de continuar con el formato en función de la acogida que tenga esta tanda de capítulos) concluirá con un capítulo dedicado al lema de David Muñoz, "no limits", para mirar hacia el futuro y su aventura de tratar de conquistar también Londres y Nueva York.

A pesar de sus devaneos con el medio catódico, Muñoz no siente el gusanillo de la televisión. "Mi negociado no es ese y no creo que eso cambie a día de hoy. Nunca quitaré tiempo a la cocina por la televisión", dice. Por eso este documental se presenta como algo excepcional a la vez que "inspiracional, contando mucha verdad, lo fácil y lo difícil de contar", remata el chef. O más bien, el xef.

Ajeno a las críticas

Descrito por uno de los directivos de Cuatro como “un antisistema de la cocina”, David Muñoz se pone una coraza frente a las críticas. “En los últimos años se han dicho muchas tonterías sobre Diverxo, el mundo XO y sobre David Muñoz”, dice el chef, que asegura haber llegado al punto de sentirse “absolutamente libre”. “He aprendido a gestionar las críticas, pero me cuesta asumir la crítica que habla desde el desconocimiento”, sentencia vehemente Muñoz, que asegura que las críticas más ácidas que ha recibido por prestarse a un programa como El Xef las ha recibido desde el propio mundo de la gastronomía. “Espero que cuando lo vean, entiendan que han prejuzgado por las apariencias”.

Más información