Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Muere Aurora Pons, bailarina y exdirectora del Ballet Nacional

Su versatilidad en los estilos la distinguió dentro de un perfil de bailarina española y en una tradición que se remonta al siglo XIX

La bailarina y maestra Aurora Pons murió el lunes en Madrid víctima del Alzheimer a los 79 años. Había nacido en Barcelona el 10 de julio de 1936 y fue en dos ocasiones directora del Ballet Nacional de España. Su versatilidad en los estilos, desempeñándose tanto en la danza española como en el ballet académico, la distinguió dentro de un perfil específico de bailarina española y en una tradición que se remonta al siglo XIX. Hija de la actriz Carolina Pérez-Lamela y del empresario teatral Miguel Pons, realizó sus estudios en el Instituto del Teatro de Barcelona, donde fue galardonada en su graduación con el Premio Antonia Mercé, y donde había sido admitida con apenas 10 años cumplidos por el bailarín y maestro Joan Magriñà. Ya a los 14 años aparece en el cuerpo de baile del Gran Teatro del Liceo y en 1951 entra a formar parte del mismo de manera oficial. Magriñà, un año más tarde, elige a la joven como su partenaire y a los 16 años sube al rango de primera bailarina con los roles principales de El lago de los cisnes (en versión del propio Magriñà) y Las sílfides (de Mijaíl Fokin); también formaron pareja para El amor brujo (Falla) y Tapices de Goya. Con un extracto de esta última obra viajan a París para participar en un homenaje internacional a Enrique Granados organizado por la televisión francesa. Magriñà coreografía para Aurora Pons los bailes que interpreta en la película El duende de Jerez (1953), para el que fue seleccionada expresamente por el director Daniel Mangrané, y donde apareció junto a Conchita Ledesma (que interpretaba a la bailarina Clavelillos) y a la más racial Teresa Heredia.

Aurora Pons se mantiene como primera bailarina y pareja escénica de Magriñà en el Liceo donde, en 1955, recibe el premio a la mejor bailarina clásica. El 1960 obtiene la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid, y casi coincidentemente la de oro del Liceo, otorgada por primera vez a una bailarina, pues siempre había recaído en cantantes. Tras 13 años de trabajo ininterrumpido en el coliseo barcelonés, Pons recibe la propuesta de viajar a Madrid como invitada a la compañía de Antonio Ruiz Soler, donde asume un exquisito repertorio donde destaca el Paso a cuatro (1956, con música de Pablo Sorozábal), versión en Escuela Bolera del Grand Pas de Quatre romántico que se convirtió en un símbolo de quehacer virtuoso solamente al alcance de grandes bailarinas. En esa etapa actúa como bailarina y coreógrafa en el Teatro de la Zarzuela de Madrid y en 1963 viaja a Bulgaria invitada por el teatro de ópera de la capital, Sofía. Durante tres años hace las giras por América como primera bailarina y maestra del ballet Festivales de España, compañía propulsora y antecedente directo de los actuales ballets nacionales. También figuró ocasionalmente en la cabeza de cartel de las compañías de Luisillo y Pilar López.

En 1978, Aurora Pons entra como catedrática interina en la Escuela de Arte Dramático y Danza, y al mismo tiempo, en el recién fundado Ballet Nacional de España, bajo la dirección de Antonio Gades, como profesora titular de ballet. Durante la transición entre Gades y Antonio Ruiz Soler en la dirección, Pons ocupó el puesto interinamente manteniendo el conjunto en su funcionamiento y compromisos; después continuó como maestra con Ruiz Soler y María de Ávila sucesivamente. Una incompatibilidad contractual con la escuela la hace abandonar la compañía, y obtiene por oposición la cátedra numeraria por unanimidad, además de la subdirección del alto centro de estudios. En 1992 recibe la Medalla de Plata de las Bellas Artes y un año después regresa al Ballet Nacional como coordinadora en una dirección tripartita junto a Nana Lorca y Victoria Eugenia, un mandato que se extiende hasta 1997. Hasta su jubilación en 2006 trabajó en el Conservatorio Fortea de Madrid. Por expreso deseo testamentario, su archivo personal de documentos, vestuarios e imágenes quedará depositado en el Museo de Artes Escénicas del Institut del Teatre de Barcelona. Aurora Pons estaba casada con el también bailarín y maestro Antonio Salas, con quien compartió escenario y vida.