Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Capea, sin sitio, pasó entre silencios por la plaza Monumental de México

Jiménez Fortes organiza el 31 de enero una jornada solidaria en la plaza de La Malagueta

El torero salmantivo Pedro Gutiérrez El Capea no tuvo una comparecencia afortunada en la plaza Monumental de la capital mexicana. Su actuación transcurrió entre silencios por el mal juego del ganado y su falta de sitio. Por su parte, el diestro mexicano Ignacio Garibay aprovechó un gran toro de la ganadería de Arroyo Zarco, -que fue premiado con la vuelta al ruedo-, para realizar la faena de la tarde, cortar dos orejas y salir a hombros en la que ha sido la décimo segunda corrida de la temporada 2015-2016 en la Monumental Plaza México. Su compatriota Mario Aguilar se fue de vacío.

Según informa la agencia Efe, con una entrada de unos seis mil espectadores, se lidiaron seis toros del hierro de Arroyo Zarco, de elegantes hechuras, pero descastados y flojos, excepto el cuarto de nombre Ilusión, que fue noble, claro, con clase, con fijeza y, sobre todo, que repetía con emotividad, que fue premiado con el llamado arrastre lento.

A Garibay se le vio firme con el primero de la tarde, con más deseos que en otras ocasiones, y aunque su faena no tuvo continuidad y mató de estocada baja dio una vuelta al ruedo con leves protestas, aunque hubo también una ligera petición de oreja.

El cuarto toro llegó ideal a la muleta, y el torero aprovechó para hacerle una faena que tuvo destacó por ambos pitones y caló fuerte en el público. Mató de una magnífica estocada y se le concedieron las dos orejas.

El Capea, sin suerte, no se le vio con el sitio de antes y, además, toreó con rapidez al segundo de la tarde, sin gustar al público. Mató de una estocada baja y su labor fue silenciada. Con el quinto, que era tardo y no repetía hizo el esfuerzo en vano. La gente no le reconoció ese intento, y tras un pinchazo y estocada, se retiró en silencio.

El tercer toro tenía media embestida y careció de raza, como la mayoría de sus hermanos; Mario Aguilar se lució con el capote y trasteó con la muleta con empeño, pero sin lograr el triunfo. El público guardó silencio tras una estocada ladeada y otra casi entera muy desprendida.

Ante el sexto, que tampoco tuvo calidad, tuvo destellos aislados que no terminaron de agradar a la concurrencia. Concluyó de estocada y un descabello y escuchó tibias palmas.

Jornada solidaria organizada por Jiménez Fortes

El próximo 31 de enero, la plaza de toros de La Malagueta acogerá por cuarto año consecutivo una jornada solidaria organizada por el torero malagueño Saúl Jiménez Fortes. Un día completo en el que adultos y niños podrán disfrutar y conocer detalles de la tauromaquia.

Los beneficios irán destinados a la Fundación Luis Olivares, una organización que ofrece apoyo integral a niños con cáncer y a sus familiares.

Las actividades programadas son talleres infantiles, ludoteca taurina, un almuerzo y una capea. Desde las once de la mañana, los más pequeños disfrutarán de numerosas actividades en las que aprenderán la función del picador en la corrida de toros, cómo se dobla un capote o cómo se monta una muleta para poder torear, y hasta cómo se adornan unas banderillas, además de participar en distintas atracciones.

Tras un almuerzo popular, la jornada continua con la capea, que cuenta con el protagonismo del torero local Jiménez Fortes. La presencia del torero es la esencia de esta jornada solidaria, que se celebra desde hace cuatro años, cuando el diestro malagueño decidió dedicar un día al año para reunirse con los amigos y seguidores que tiene en su tierra natal.

La jornada cuenta con el apoyo de la Diputación de Málaga, el Ayuntamiento de la capital y la colaboración de empresas privadas.