Muere el director de fotografía Vilmos Zsigmond

Ganó el Oscar por ‘Encuentros en la tercera fase’ y fue candidato por ‘El cazador’, ‘Cuando el río crece’ y ‘La dalia negra’

Fue considerado en 2003 por sus compañeros de profesión uno de los 10 directores de cine más influyentes de la historia del cine. Y ha estado trabajando hasta su muerte, con su nombre anunciado en cuatro películas en preproducción. El húngaro Vilmos Zsigmond falleció el 1 de enero a los 85 años, según anunció en Facebook Yuri Neyman, cofundador junto a Zsigmond del Instituto Global de Cinematografía. Zsigmond ganó el Oscar por su labor en Encuentros en la tercera fase, y fue candidato por El cazador, Cuando el río crece y La dalia negra. Pero su nombre aparece en casi un centenar de películas, y desde luego en una treintena de filmes sobresalientes, junto a grandes cineastas como Steven Spielberg, Michael Cimino, Mark Rydell, Brian De Palma (realizadores de los trabajos que le llevaron a los Oscar), Woody Allen, Robert Altman, George Miller, Roland Joffé, John Boorman o Richard Donner.

Nacido en 1930 en Szeged, hijo de un futbolista famoso, Zsigmond estudió cine en su país natal, junto a su amigo el también director de fotografía László Kovács (Los cazafantasmas, Shampoo, New York, New York o Easy rider). Ambos filmaron la invasión soviética de su país y con esas imágenes huyeron a Occidente. Con 26 años Zsigmond empezó de cero, como asistente en rodajes y técnico de laboratorio, hasta que comenzó a trabajar como director de fotografía en filmes de serie B, exploitation, especialmente de terror, bajo el nombre de William Zsigmond, tras nacionalizarse estadounidense en 1962. Siempre defendió que el responsable de la fotografía debe de estar supeditado al director, “y será tan bueno como lo sea el director”, pero creía en la colaboración y en la creación cinematográfica como equipo.

Y eso le hizo chocar con Steven Spielberg, con quien había trabajado en su debut, Loca evasión (1974). Spielberg, muy contento con el resultado, le contrató de nuevo para Encuentros en la tercera fase, pero nunca más repitieron a pesar del Oscar: el húngaro contaba que se había sentido un mero cámara sin posibilidad de aportar ideas. “Me estuvieron a punto de despedir varias veces, pero no encontraron un suplente y por ello acabé su rodaje”, contó años más tarde. Para aquel año, 1977, Zsigmond ya había fotografiado Deliverance, Un largo adiós o Los vividores, estas dos últimas de Robert Altman, con quien Zsigmond siempre trabajó feliz.

En los setenta y los ochenta su lista de trabajos, en mitad de la ola del Nuevo Hollywood, deja sin habla: Fascinación, La rosa, La puerta del cielo, Mesa para cinco, Impacto (Blow out), Las brujas de Eastwick, Creadores de sombras, Los dos Jakes, La hoguera de las vanidades… Bajó algo el ritmo en los años noventa, y aun así su mirada estuvo detrás de Maverick, Cruzando la oscuridad, Los demonios de la noche, Asesinos, Entre dos mujeres o Sliver (Acosada). En el siglo XXI el director con quien más repitió fue Woody Allen. Hasta en tres ocasiones: Melinda y Melinda, El sueño de Cassandra y Conocerás al hombre de tus sueños.

Zsigmond también dirigió, aunque con desigual fortuna, y con las imágenes rodadas por él y Kovacs de la invasión soviética se hicieron hasta tres documentales. Siempre defendió que nunca sus trabajos se parecieran entre sí, aunque es cierto que entre sus características estaban el uso de la luz natural y los colores vivos. En 1999 recibió el premio de honor a una carrera de la American Society of Cinematographers. Además ganó en 1993 el Emmy con Stalin, y fue candidato de nuevo con Las brumas de Ávalon en 2002. Su último gran trabajo fue también para la televisión, en concreto para 24 capítulos de la serie The Mindy Project, de la cómica Mindy Kaling. En las últimas dos semanas, el cine ha despedido a dos enormes directores de fotografía: Zsigmond y Haskell Wexler.