El Bardo reina en las tablas

En España se mezclan grandes nombres y nuevas propuestas

El teatro ha dejado atrás este 2015 un buen puñado de bellos y destacados espectáculos, con un público que ha abarrotado salas y que se ha visto obligado a estar bien atento para sacar entradas con meses de antelación. Los primeros meses del 2016 auguran un camino parecido. Grandes autores, actores prodigiosos y sólidos directores compartirán escenario con nuevas propuestas de dramaturgos emergentes en busca de un lugar en el panorama teatral. Nada menos que Shakespeare se estrenará con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, que, por primera vez, programa la obra de un autor clásico de lengua no española. Será con una versión del gran drama del príncipe danés Hamlet, protagonizado por Israel Elejalde y dirigido por Miguel del Arco (Teatro de la Comedia, del 8 de febrero al 20 de marzo). Un mismo escenario donde el próximo día 14 se presenta Cervantina, la nueva propuesta del grupo Ron Lalá, bajo la dirección de Yago Cáceres, piezas breves, escenas o monólogos basados en textos de Cervantes. En este mismo Teatro de la Comedia, José Luis Gómez se transformará en Celestina, la obra de Fernando de Rojas, que él mismo dirigirá (del 6 de abril al 8 de mayo).

Este mes de enero, el Teatro de la Abadía abre sus puertas (del 20 de enero al 21 de febrero) a la nueva obra de Alfredo Sanzol, La respiración, en torno a la felicidad, el amor y el deseo, con Gloria Muñoz y Nuría Mencía. En este mismo espacio, en abril, Concha Velasco se convertirá en Juana la Loca, en el título Reina Juana, versión de Ernesto Caballero que dirigirá Gerardo Vera. El Centro Dramático Nacional combinará los primeros meses de 2016 clásicos como La vida de Galileo, de Bertolt Brecht, en versión y dirección de Ernesto Caballero (29 de enero a 20 de marzo), obra centrada en los últimos años de la vida del investigador italiano, con espectáculos novedosos, que protagoniza Ramón Fontseré, como el estreno en un teatro público de la directora Denise Despeyroux, que presenta a partir del 9 de marzo la obra escrita por ella misma Los dramáticos orígenes de las galaxias espirales. Además en el CDN se estrenará la adaptación de la novela En la orilla, de Rafael Chirbes.

Teatro en París

ÁLEX VICENTE

En la escena francesa se espera el regreso de dos de las revelaciones del año pasado. El primero es Thomas Jolly, que triunfó en 2015 con un montaje de 18 horas de Enrique VI. El director de 32 años vuelve al Odéon de París (dirigido ahora por Stéphane Braunschweig, tras la muerte de Luc Bondy) con Ricardo III, a partir del 6 de enero. El segundo es Julien Gosselin, de 28 años, que tras adaptar con éxito a Michel Houellebecq probará suerte con 2666 de Roberto Bolaño. El resultado se estrenará en julio en el Festival de Aviñón. Este certamen, principal cita del teatro francés, quedará inaugurado con una adaptación de La caída de los dioses de Luchino Visconti, puesta en escena por Ivo van Hove.

El actor y director Guillaume Galienne, revelado gracias a la película Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!, se meterá en la piel de la Lucrecia Borgia de Victor Hugo a partir del 22 de enero en la Comédie Française, mientras Philippe Torreton protagonizará un nuevo Cyrano de Bergerac en el Teatro de la Porte Saint-Martin a partir del 6 de febrero. Por su parte, Isabelle Huppert y Tahar Rahim llevarán a la escena una relectura del mito de Fedra a cargo del reputado director polaco Krzysztof Warlikowski, a partir de marzo en el Odéon.

Una de las propuestas más valientes y únicas tendrá lugar en Sevilla, en el Teatro Central, con Mount Olympus, una obra mitad teatro, mitad danza y performance que estará en escena sin parar a lo largo de 24 horas. Dirigido por Jan Fabre, Mount Olympus, que se ha presentado en grandes ciudades del mundo entero, comenzará a las 19 horas del sábado 5 de marzo y finalizará a la misma hora del domingo día 6. Veinticuatro horas en torno a la herencia, las historias y el carácter de las tragedias y los mitos griegos. También en Sevilla, pero en el Teatro Lope de Vega, se estrenará el 25 de febrero la obra de David Mamet Muñeca de porcelana, con un reparto excepcional formado por José Sacristán y Javier Godino, que se podrá ver luego en las Naves del Matadero del Teatro Español del 5 de marzo al 10 de abril. El argentino Claudio Tolcachir presentará en Sevilla, en el Teatro Central, su nueva obra Tierra del fuego (11 y 12 de marzo) que parte de la base del encuentro real entre el músico israelí Daniel Barenboim y el intelectual palestino Edward Said para hacer una reflexión sobre el diálogo y la palabra como medio para la convivencia pacífica.

A Madrid, llega Sócrates, juicio y muerte de un ciudadano, la exquisita y poderosa obra que dirige Mario Gas y protagoniza José María Pou, que se estrenó en el último Festival de Mérida y ha hecho temporada en Barcelona. Sócrates, juicio y muerte de un ciudadano entra de lleno en la tragedia de este filósofo que se vi obligado a morir en el año 399 antes de Cristo, después de haberlo puesto todo en duda, hablando, razonando , especulando y descubriendo (Naves del Matadero del Teatro Español del 5 al 28 de febrero). En este mismo escenario, en el mes de abril, Andrés Lima levanta la potente historia de El jurado, nueve ciudadanos sin piedad, con Pepón Nieto, Yon González o Eduardo Velasco, entre otros.

Un clásico de Chéjov, Tres hermanas, es la propuesta para este inicio de año en los Teatros del Canal en coproducción con el Teatro de la Guindalera. Con dramaturgia y dirección de Juan Pastor, alma de La Guindalera, Tres hermanas se representará desde el 20 de enero al 7 de febrero.

Fuera de los grandes circuitos, el año 2016 será testigo también de propuestas en centros privados que dan voz a otro tipo de dramaturgias. Después de su éxito con La piedra oscura, el argentino Pablo Messiez lleva al nuevo espacio de los Teatros Luchana, a principios de marzo, La distancia, basada en el libro Distancia de rescate, de la autora argentina Samanta Schewblin, con María Morales, Estefanía de los Santos y Luz Valdenebro, entre otros. También Paco Bezerra, premio Nacional de Literatura Dramática, estrenará como autor su nuevo texto El pequeño poni, una historia inspirada en hechos reales sucedidos en Carolina del Norte en el año 2014 sobre agresiones verbales y físicas sufridas por un niño de 7 años en su centro escolar. El pequeño poni, protagonizada por Roberto Enríquez y María Adánez y dirigida por Luis Luque se estrenará en Alcalá de Henares (Madrid) en febrero.

La escena londinense

PATRICIA TUBELLA

Con el permiso de Harry Potter y su exitosa franquicia, la temporada teatral londinense del 2016 pertenece a William Shakespeare. Es cierto que la octava entrega de las vicisitudes del niño mago, escrita por J. K. Rowing ex profeso para las tablas, se perfila como el gran acontecimiento mediático del nuevo año, que agotará las entradas meses antes de su estreno estival. Pero la impronta del gigante inglés de la dramaturgia va a marcar una cartelera que, con ocasión del 400 aniversario de la muerte del Bardo (1564-1616), se traducirá en un abrumador despliegue de sus obras en teatros públicos y comerciales del West End, en escenarios recogidos o al aire libre, y, en primer lugar, en aquellas instituciones consagradas a su legado.

Treinta y siete enormes pantallas serán desplegadas a lo largo de la orilla sur del Támesis el próximo sábado 23 de abril, tantas como el número de obras escritas por Shakespeare y cuya esencia pretenden comprimir sendos filmes de diez minutos de duración, grabados en Verona, Dinamarca, Egipto y otras localizaciones como las inglesas que enmarcaron sus tragedias y comedias. El Shakespeare´s Golbe, un teatro reconstruido en Londres a imitación del escenario en el que el Bardo desarrolló su genio y ubicado a pocos metros del original, promueve esa iniciativa que vendrá arropada por una programación eminentemente shakespeariana en su “sala de invierno”. El espacio Sam Wanamaker, iluminado sólo por candelabros al modo isabelino de conjurar el mal tiempo invernal y la falta de luz, acogerá las representaciones de Cimbelino, La tempestad y El cuento de invierno en los meses de preámbulo de la efemérides.

La instalación del Globe tendrá su contrapartida el mismo día de San Jorge en una gala emitida en directo por la BBC desde el teatro de la Royal Shakespeare Company en Stratford-upon-Avon, la población inglesa donde el dramaturgo nació y murió, y que prepara un homenaje a su influencia imperecedera en la variedad de artes escénicas. El presentador de la velada patrocinada por la RSC es el mismo actor, David Tennant (conocido del público televisivo por su encarnación de Doctor Who), que, encomendado por la compañía de Stratdford, se pondrá en la piel de Ricardo II a partir de este enero en el londinense teatro Barbican, escenario a lo largo del año de otros títulos que abundarán en el repertorio del Bardo.

Intérprete shakespeariano de estirpe, y reciclado en tiempos recientes en director de megaproducciones hollywodenses, Kenneth Branagh consiguió convertir en el hot-ticket de finales del 2015 en el West End el El cuento de invierno que coprotagoniza con la aclamada Judi Dench hasta mediados de enero. De la mano de la nueva compañía que ha fundado en la sede del teatro Garrick de Londres, Branagh confía en reeditar el éxito en el corazón del teatro comercial de la capital con una versión de Romeo y Julieta, a partir de mayo, para la que ha elegido a los mismos y pujantes protagonistas de su reciente adaptación fílmica de La Cenicienta, Lily James (rostro popular por su participación en la serie Downton Abbey) y el actor de Juego de Tronos Richard Madden.

Una nueva producción de Macbeth en la reducida sala del Young Vic, favorecida por la intelectualidad y la juventud londinense, o el Enrique V instalado a partir de julio en el escenario al aire libre del parque Regent´s, habitual destino del turismo estival, son sólo una pequeña muestra de cómo la obra de William Shakespeare ambicionará todo tipo de audiencias a lo largo del 2016.

Y habrá mucho más, por supuesto, en una urbe con cartel inabarcable que sabe aunar la calidad y lo comercial como pocas. Que seguirá reponiendo y buscando nuevas aproximaciones a los grandes dramaturgos (con doblete, por ejemplo, de Harold Pinter en la misma temporada), al tiempo que no pierde de vista la necesidad de llenar aforos. La americana Glenn Close, gran fichaje hollywoodiense para el teatro londinense del 2016, será la Norma Desmond de la versión musical de Susent Boulevard que firma Andrew Lloy Webber y se representará en el escenario de la English National Opera durante sólo cinco semanas desde el primero de abril. Dos meses más tarde, un joven elenco cuya identidad todavía se desconoce, dará vida sobre las tablas a la historia Harry Potter y el Niño Maldito, cuyo argumento centrado en el hijo del otrora niño mago vendrá servida en dos partes que se representarán en días alternativos. Un desdoble de la misma función, en definitiva, para dar alas a que la audiencia compre dos entradas al mismo tiempo. Y sin rechistar…