Cinco toreros españoles para la feria mexicana de León

Reconstruido con éxito el escafoides de la mano derecha del diestro Paco Ureña

Manuel Escribano, el pasado 20 de diciembre en la Plaza de Toros México, en México DF. EFE

El rejoneador Hermoso de Mendoza y los diestros Manuel Escribano, Diego Urdiales, Morante de la Puebla y Alejandro Talavante están anunciados en la feria mexicana de León, en el Estado de Guanajuato, que se celebrará del 16 de enero al 6 de febrero, y constará de cinco corridas de toros y una novillada. Los carteles son los siguientes:

Sábado 16 de enero: Manuel Escribano, Juan Pablo Sánchez y Arturo Saldívar (toros de Julián Hamdan).

Miércoles 20 de enero: Diego Urdiales, Diego Silveti y Roca Rey (toros de San Miguel de Mimiahuapam).

Sábado 23 de enero: Rodolfo Rodríguez El Pana, Morante de la Puebla y Joselito Adame (toros de Teófilo Gómez).

Sábado 30 de enero: Eulalio López El Zotoluco, Alejandro Talavante y Octavio García El Payo (toros del Jaral de Peñas).

Viernes 5 de febrero, mixta nocturna: El rejoneador Hermoso de Mendoza, y los toreros Arturo Macías y Fermín Espinosa Armillita IV (toros de Bernaldo de Quirós).

Sábado 6 de febrero: Diego Emilio, Joel Delgado El Panita y Leo Valadez (novillos de Cerro Viejo).

Ureña

El diestro Paco Ureña ha sido intervenido de forma satisfactoria de la fractura de escafoides de la mano derecha que padecía como consecuencia del último traumatismo sufrido en la pasada feria de Lima (Perú).

Según el parte médico emitido por el equipo del doctor Pedro J. Delgado, jefe de la Unidad de Cirugía de la Mano y del Miembro Superior del hospital universitario Montepríncipe de Boadilla del Monte (Madrid), en colaboración directa con el doctor Emilio López-Vidriero, de ISMEC de Sevilla, "al torero se le ha realizado una reconstrucción del escafoides de la mano derecha mediante curetaje, aportaje de injerto de hueso de la cresta ilíaca y fijación con un tornillo de titanio". Si bien la cirugía ha sido más compleja que la anterior, el equipo médico considera que, siguiendo un protocolo específico de inmovilización y de rehabilitación, la recuperación estimada será de cuatro semanas antes de volver a los ruedos.